La demanda de energía eléctrica de los denominados "grandes usuarios", segmento que incluye a las mayores empresas del país, aumentó 5,3% interanual en enero, informó ayer Cammesa (la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico).

Ese repunte mantiene la tendencia alcista observada en los últimos meses de 2017 y permitió compensar el decrecimiento de la demanda de distribución, que fue del orden del 3% en el mismo período.

En promedio, precisó el informe mensual del organismo, la demanda de electricidad totalizó 12.308 gigawatts/hora (Gwh) y presentó un descenso de 1,7% frente al primer mes del año anterior.

Cammesa aclaró que la temperatura media registrada en enero el Gran Buenos Aires fue ligeramente superior a la de igual mes de 2017: de 26.1 grados centígrados, frente a los 25.7º C de doce meses atrás, en tanto que la media histórica se ubica en alrededor de 24.5º C.

Según los analistas del sector, el dato relevante aportado por Cammesa fue el salto en los requerimientos de electricidad de las grandes empresas industriales, de comercio y servicios, referencia indirecta a la gradual recuperación de la actividad.

En enero cerca de 29% de la demanda se concentró en el sector comercial y el 27% correspondió a las industrias y comercios de mayor tamaño, mientras el 45% restante obedeció a los consumos residenciales.

Por regiones, en el primer mes del año la mitad de la demanda total de electricidad fue para dos áreas geográficas: el Gran Buenos Aires, 37%; y el Litoral, 13%.

Le siguieron la provincia de Buenos Aires, con 11%; la región Centro, 8%; Noroeste; 9%; Noreste, 8%; Cuyo, 6%; Comahue y Patagonia, en ambos casos 4%. Frente a la retracción en el promedio de demanda de electricidad, la generación local tuvo en enero una baja interanual de 0,4%, hasta los 12.808 Gwh, puntualizó el informe de Cammesa.