El consumo de carne creció 6,7% en los primeros nueve meses del año con respecto al mismo período de 2016 y se ubicó en 58,1 kilogramos por persona, mientras que la actividad frigorífica en septiembre mostró una mejora de 9,2% interanual al faenar 1,068 millones de cabezas, según un trabajo de la Cámara de la Industria y Comercio de Carne y Derivados de la República Argentina (Ciccra).

Según el estudio, el consumo de carne mejoró 6,7% en el período enero-septiembre frente al mismo ciclo del año previo, el cual se posicionó en 54,4 kilos por persona, y 7,6% más que lo consumido en 2011 (el año de menor demanda) pero 14,9% por debajo de los 68,3 kilos por persona registrados en 2009.

Por otro lado, en septiembre se faenaron 1,068 millones de cabezas, lo que significó una mejora de 9,2% interanual (90.200 animales de diferencia).

Respecto de lo que queda en los próximos meses cuando los caminos mejoren tras las precipitaciones, las más de 2 millones de cabezas que están saliendo a cuenta gotas de los engordes a corral "producirá una baja de los valores que afectará la rentabilidad del productor", sostuvo el consultor ganadero Víctor Tonelli quien afirmó que la buena noticia "será para el consumidor que dispondrá de carne vacuna para las fiestas a las que hay que sumar la aviar y porcina que también vienen en ascenso".