Los economistas han adelantado sus estimaciones respecto a la fecha en la que el Banco Central Europeo (BCE) pondrá fin a su programa de compra de bonos, en medio de señales de que perspectivas más optimistas sobre la inflación podrían estar ganando terreno entre los responsables de política monetaria.

Si bien no se espera ninguna medida en la reunión del Consejo de Gobierno del 25 de enero, casi la mitad de los participantes en una encuesta de Bloomberg predijeron que el BCE anunciará una fecha de término de compra de activos para junio. Solo el 38% creía eso en la encuesta pasada. Se espera que el primer cambio en la orientación de política monetaria ocurra en marzo.

Consultados sobre cuándo subirán las tasas de interés, los economistas afirmaron que la tasa de depósitos se elevará a menos 0,25 por ciento en el segundo trimestre de 2019, desde un récord de menos 0,4 por ciento. La tasa principal de refinanciamiento será elevada en los próximos tres meses.

La perspectiva refleja la renovada presión de parte de algunos miembros del BCE para que se reconozca que la expansión económica más fuerte en diez años pronto impulsará la inflación, y que necesitan evitar quedarse detrás de la curva. Por otro lado, algunos han advertido esta semana acerca del fortalecimiento del euro y el riesgo de que esto reduzca las presiones inflacionarias.

"El tema principal para los próximos meses será la comunicación", dijo a Bloomberg Kristian Toedtmann, economista de DekaBank en Fráncfort. "Son probables cambios en la orientación de política monetaria, pero seguramente no serán iguales para todos los instrumentos", agregó.

Comentarios con un tono más restrictivo de autoridades que prefieren avanzar con los planes para deshacer el estímulo sin precedentes del BCE han dominado el debate público durante el cambio de año.