El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), Julio Crivelli, advirtió ayer que 2019 será un "año malo" para la actividad y se quejó del "ajuste al sector privado" impulsado por el Gobierno. "El momento actual es malo y el año va a ser malo. La Argentina tiene un problema estructural de gasto público enorme y resolverlo por vía del ajuste del sector privado no es lo mejor, porque no se va a lograr", enfatizó el dirigente.

Crivelli señaló que "el sector privado está afectado por la recesión, ya que los inversores tienen miedo de que no hayan compradores. Y esto se agrava porque hay elecciones presidenciales". "Siempre que hay elecciones, en todos los países del mundo, en la Argentina también, la inversión se retrae y entra en un período de espera, hasta saber qué es lo que va a pasar después", añadió en declaraciones radiales reproducidas por la agencia NA.

Para el empresario, la construcción tiene un "camino duro para recorrer este año", en gran parte por el "fuerte ajuste del gasto" para la obra pública. "La construcción, y todo el resto de la actividad, va a sufrir.

Este mes hemos experimentado un amesetamiento de la mala tendencia que veníamos experimentando. Los números cayeron menos. Pero estamos recorriendo un situación muy mala, más allá de este mes las cosas están un poco mejor", subrayó.

Además, el titular de Camarco dijo que los proyectos que están en ejecución "se van a terminar todos porque es suicida, desde el punto de vista económico, interrumpirlos". "Ahora, los proyectos que están en carpeta... Bueno, las carpetas van a engordar un poco", advirtió.

Según informó el INDEC, la actividad de la construcción registró en enero de este año una brusca caída del 15,7% interanual y sumó cinco meses consecutivos a la baja. El indicador que elabora el ente de estadísticas inició en septiembre del 2018 una tendencia declinante y en los últimos tres meses la caída en la medición interanual fue de dos dígitos.