Si bien el Gobierno cumplió con lo que había prometido respecto a la meta fiscal, eso no alcanza para mostrar una mejora en el déficit financiero, que se sigue incrementando. Por lo tanto no es un resultado como para descorchar.

Si miramos el déficit primario, todavía sigue arriba del resultado primario de 2013, 2014 y 2015. Sin los cambios metodológicos con los recursos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad y el aporte extraordinario del blanqueo no hubiéramos cumplido la meta.

Para este año tiene algunas cuestiones a favor, hay que ver cuánto aporta el revalúo, y en contra está la pérdida de recursos por el pacto con provincias. Otro punto a favor es la modificación de la movilidad jubilatoria.

La meta de este año es cumplible pero no un trámite, van a tener que laburar. El plan de Dujovne siempre fue congelar el gasto en términos reales y que sea el crecimiento de la economía lo que termine bajando el déficit fiscal. Por eso va a ser importante que se cumpla con el crecimiento presupuestado.

*Socio de la Consultora Ledesma