El gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires presentó ayer en la Legislatura el proyecto de presupuesto para 2019 en el que propone déficit cero, mantiene el compromiso de reducir el impuesto a los Ingresos Brutos, una suba del impuesto ABL de hasta 38% y contabiliza subsidios en servicios públicos, que estaban a cargo de la Nación.

La administración de Horacio Rodríguez Larreta proyecta "un cálculo de gastos y de recursos financieramente equilibrado sin déficit, estimado en $321.457 millones y con un Resultado Económico Primario superavitario por $71.500 millones". Con relación a la reducción de impuestos, mantendrá la baja sobre los sectores de la Construcción, la Industria Manufacturera, y el sector del Transporte y Comunicaciones. Y respecto al Impuesto Inmobiliario ( ABL), se prevé un incremento promedio del 34% y estableciéndose un tope del 38% cuando lo voten los legisladores.

Fuentes oficiales señalan que este porcentaje de incremento del ABL está por debajo de la inflación proyectada en 2018 y menor a la suba de los valores de las propiedades. El proyecto elaborado por el ministro de Hacienda, Martín Mura, indica que los "frentistas" podrán evitar pagar la última cuota del ABL de 2019 siempre que adhieran al débito automático y la Ciudad continuará con la bonificación de 10% para aquellos que cumplan el pago al día.

A partir de las negociaciones que llevó adelante el gobierno nacional con las provincias, la Ciudad deberá asumir desde el 2019 el traspaso de los subsidios al transporte de colectivos ($4.100 M), tarifa social de AYSA ($ 380 M), tarifa de electricidad ($700 M) y la eliminación del Fondo Federal de la Soja ($870 M).

El proyecto de Presupuesto 2019 presentado por el gobierno de Rodríguez Larreta va en línea con la política impulsada por la Casa Rosada y prevé déficit 0 para el próximo año. Por ello no se prevé ningún plan de inversiones en nuevas obras para 2019 más allá de las que ya están en marcha.

De acuerdo con la discriminación de los recursos presupuestarios de la Ciudad de Buenos Aires, se destinarán al área correspondiente a la Educación, la suma total de $57.405 millones, lo cual implica un aumento del 30% con respecto a 2018. En tanto, en el área de Salud se prevé una asignación total de recursos por $49.300 millones, una suba de $11.500 millones con respecto al corriente año, lo que representa un 30,4% más. En Promoción y Acción Social habrá un presupuesto de $31.483 millones, lo cual significa $8.072 millones por sobre este año y aumentando así un 34,5% respecto del el año en curso. En todos los casos, el aumento está muy por debajo de la inflación prevista a nivel nacional, estimada en un 42%.