Desde diciembre comenzará a regir el aumento del 38% en tarifas eléctricas y 45% en las de  gas, mientras que las cuotas de las prepagas subirán 6% y está pendiente un seguro ajuste en las naftas, que anticipan un promedio inflacionario superior al 1 por ciento para el último mes del año.

La “tormenta perfecta” para los bolsillos se completará con los habituales aumentos para las fiestas de fin de año en productos de  consumo masivo.

Tras la realización de las audiencias públicas, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, confirmó los aumentos que se  acordaron y señaló que en diciembre, el gas va a aumentar un 45% y  en el caso de la luz, la generación y el transporte aumentan 21%  en diciembre y 13% en enero.

Tanto las tarifas de gas y luz tienen pendientes nuevos ajustes que regirán a regir a partir de febrero próximo, según el cronograma de ajustes y reducción de subsidios.

Según los cálculos de Energía el 90 por ciento de los usuarios van a tener como máximo un aumento de 39% y el 10 por ciento restante aumentos inferiores a 47%, y en febrero el 90% tendrá un aumento inferior al 18% y el 10% restante que más consume, un aumento inferior a 28%.

El gobierno autorizó también por una resolución publicada en el Boletín Oficial a las empresas de medicina privada aumentar en hasta 6% el valor de sus cuotas a partir del 1 de diciembre, que acumulan en el año un aumento del 27%, por encima de la inflación anual prevista que rondaría el 21 o 22 %.

Las petroleras analizan también un aumento en el precio de las  naftas, que demoraron por la leve caída del precio internacional  del petroleo y el pedido del gobierno de frenar el incremento para  que impacto lo menos posible en diciembre.

La petrolera estatal YPF, que tiene el 60% del mercado, aguarda  la autorización del gobierno para aplicar el incremento que podría  llegar al 10% impactando en toda la cadena de comercialización y  transporte de mercadería fundamentalmente, que lo que  habitualmente después es trasladado al precio minorista.

Ya se sabe también que aumentarán, pero a partir de marzo, en un 8% las cuotas de los colegios privados de la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires, tras el acuerdo de las dos administraciones con las cámaras de enseñanza de gestión privada.

Los ajustes de diciembre impactarían en el indicador de inflación con un registro superior al 1%, que llevaría el índice del costo de vida anual al 21 ó 22 por ciento, por encima de la meta del 17% que tenía el Banco Central para este año.