El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó ayer un 0,88% y cerró en u$s63,73 el barril tras una racha alcista de cinco días consecutivos que lo llevó hasta su valor más elevado en más de tres años.

Al final de las operaciones en Nueva York, los contratos futuros del WTI para entrega en febrero, los de más próximo vencimiento, bajaron u$s0,57 respecto del cierre anterior. De esta forma, el petróleo de referencia en Estados Unidos interrumpió una racha alcista de cinco días consecutivos de ganancias que le había permitido situarse en su nivel más alto desde diciembre de 2014.

Por su parte, el barril de petróleo Brent que se negocia en Londres para entrega en marzo cerró en el mercado de futuros de Londres en u$s69,31, un 1,35 % menos que al cierre de la sesión anterior.