Por el fuerte endeudamiento que desarrolló en los últimos dos años, la Argentina cayó en el grupo de los “cinco países más frágiles” ante los vendavales económicos internacionales, advirtió la calificadora crediticia S&P Global. Argentina cayó a este grupo -integrado además por Turquía, Pakistán, Egipto y Qatarpor su política de endeudamiento que llevará a la gestión de Mauricio Macri a tomar en total unos 125.000 millones de dólares entre su asunción y principios de 2018, junto con las provincias, los municipios y sectores privados.

La calificadora informó que reorganizó su lista de naciones frágiles según el impacto negativo que generó en los países el entorno de tasas de interés en alza. “Son las economías de mercados emergentes que sufrirán más con esta nueva política de las naciones desarrolladas”, sostuvo el reporte de la agencia internacional.

Las condiciones monetarias son “excepcionalmente acomodaticias” y, para algunos mercados emergentes, “el entorno de financiación es ahora el más benigno en la memoria”, apuntó Moritz Kraemer, director general de S&P Global y jefe de calificación global soberano.

A pesar de ese escenario de liquidez financiera global, la calificadora advirtió que “la amenaza del ajuste monetario ahora es más concreta que antes”. Después de años de política monetaria ultra-laxa desde el colapso financiero mundial de 2008, los bancos centrales de todo el mundo han comenzado a revertir sus programas de flexibilización cuantitativa e incluso han elevado las tasas de referencia en algunos casos.

El informe de S&P Global utilizó siete variables, incluido el saldo de la cuenta corriente como porcentaje del crecimiento y el porcentaje de deuda denominada en moneda extranjera, como parte de la deuda total que poseen los países. En 2015, los cinco frágiles eran Brasil, India, Indonesia, Sudáfrica y Turquía.