n El Gobierno decidió enfrentar el burako fiscal que heredó de manera muy gradual para tener un mayor horizonte político. Los costos son dos: mayor endeudamiento y mayor inflación. El endeudamiento ha aumentado de forma tremenda en dos años y en particular en moneda extranjera, lo que provoca, además, un descalce cambiario. La mejor forma para medir el nivel de endeudamiento ciertamente no es hoy el nivel deuda/PBI, porque actualmente el peso argentino es muy fuerte: no sería el mismo peso de la deuda si el tipo de cambio estuviera a 19 o a 29 pesos.

Pero hay que ser muy conciente de los inconvenientes de este proceso. Un interrogante es si se alcanzará un equilibrio antes de que se acabe el crédito. Lo que hay que cuestionar es la capacidad de pago que tenga el Gobierno. Por otra parte este modelo deja un déficit cuasi fiscal muy grande por el Banco Central. Esta es una película que ya vimos.

*Profesor de American Iniversity