La heterogeneidad de la actividad industrial se reflejó en la utilización de la capacidad instalada de las fábricas argentinas, que mostró un crecimiento general de 2,9% interanual y de 2% intermensual, gracias a la alta producción que mostraron sectores relacionados a la energía, la construcción y el agro con picos de casi el 87%. El empuje de estas actividades traccionaron el declive en el que se encuentran sectores sensibles, como textiles, y la industria automotriz, que roza el 50% de uso de su utilidad.

Los datos divulgados por el Indec confirmaron el análisis diverso de la actividad industrial, en donde el humor es cambiante de acuerdo al sector analizado. Los números formales dicen que la utilización de la capacidad instalada en la industria fue del 68,3% en octubre, 2,9 puntos porcentuales más que el 65,4% registrado en igual período del año pasado. En tanto, en el cotejo intermensual con septiembre pasado, el uso de la capacidad instalada mostró una mejora de dos puntos porcentuales, al pasar de 66,3% al 68,3%.

El cuadro comparativo, con la línea promedio que corta los sectores, muestra seis actividades por encima, mientras que otros seis se desploman por debajo de esa frontera. Papel y Cartón (86,8%), Industrias Metálicas Básicas (82,9%), Minerales no metálicos, ligados a la construcción, (77,2%), Refinación de petróleo (73,4%), productos del Tabaco (71,6%), y Sustancias y Productos Químicos (70,9%) explicaron la suba de la capacidad instalada.

Por debajo del promedio se ubicaron la producción de Alimentos y Bebidas (66,3%); Productos textiles (62,3%;) metalmecánico -excepto automotores- (62,3%); Edición e Impresión (61,6%); Productos de Caucho y Plástico (55,5%); e Industria Automotriz (52,9%).

Fuentes industriales admitieron preocupación por la falta de unificación en los criterios de crecimiento y señalaron a los problemas de competitividad y la ausencia de recuperación del consumo masivo como responsables de la heterogeneidad. Por caso, ayer la empresa multinacional Scania, con fuerte presencia en la Argentina, le confirmó a BAE Negocios que en la fábrica de Tucumán -donde se producen partes de la cadena de valor del Grupo- está con un funcionamiento "full" de la capacidad instalada, a pesar de que el sector automotriz tenga un presente complicado.

"El mayor porcentaje de utilización de la capacidad instalada del período enero-octubre del corriente año, de la industria metalmecánica excluida la automotriz, está asociado, fundamentalmente, con la sostenida dinámica de la construcción y la industria automotriz, con el crecimiento de distintos segmentos de fabricación de línea blanca y envases metálicos y con el buen desempeño registrado en los rubros productores de tractores, maquinaria agrícola e implementos para el campo", señaló el informe del Indec.