Los miembros de la Fed de Estados Unidos están divididos sobre el aumento de las tasas en 2018 por diferencias sobre la débil inflación y crecimiento salarial, según un informe. Las minutas de la reunión del Comité de Política Monetaria (FOMC) de los días 12 y 13 de diciembre, cuando la Reserva Federal aumentó las tasas por tercera vez en 2017, también mostraron que varios miembros consideran inciertos los resultados del flamante recorte de impuestos. Mientras que esas rebajas pueden estimular el gasto, hay también indicaciones de que muchas compañías podrían aprovecharlas para hacer fusiones o recomprar acciones, señalan las minutas.

El FOMC subió el mes pasado la tasa de interés clave en un rango de 1,25% a 1,5%, un aumento de un cuarto de punto en la tasa que afecta a todos los tipos de crédito, desde los hipotecarios hasta los préstamos para compra de autos.