El presidente Donald Trump dijo hoy que Estados Unidos aplicará, “inicialmente”, aranceles a la importación de aluminio y acero de 10 y 25 por ciento, respectivamente, aunque luego aclaró que podría modificar estos valores. 

"Me mantengo en 10 y 25 por ciento inicialmente”, manifestó Trump en una reunión de Gabinete en la Casa Blanca, previo al anuncio oficial que hará sobre los aranceles y que es esperado atentamente por los socios comerciales de Estados Unidos. 

"Tendré derecho a subirlos o bajarlos, dependiendo del país”, señaló. “Y tendré el derecho de sumar o bajar países. Queremos justicia, porque no hemos sido justamente tratados por otros países”, añadió, según un despacho de la agencia alemana DPA.

Además, aseguró que el acero y el aluminio son “muy importantes” para la defensa de Estados Unidos. 

El asesor económico de Trump, Peter Navarro, apuntó previamente que en un principio México y Canadá quedarán exentos de los aranceles y dispondrán de determinado tiempo para poder prorrogar esas excepciones a través de concesiones en el acuerdo de libre comercio Nafta. 

Otros aliados, como países de la Unión Europea (UE) o integrantes de la OTAN, en principio no quedarán excluidos de los aranceles. 

Navarro insinuó, sin embargo, que también para otros países existirá la posibilidad de quedar exceptuados retroactivamente. 

Previamente, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, había señalado que podría haber más excepciones.

También con China se está dialogando para reducir el déficit comercial con Estados Unidos en 1.000 millones de dólares.