En plena transición y con una herencia cargada de problemas económicos y financieros, abundan las dudas sobre las políticas que desplegará el próximo Gobierno. Entre otras, cómo se administrará la cuestión cambiaria, hoy marcada por un control duro que contuvo la fuga de capitales y la sangría de reservas y frenó la escalada del dólar después de las elecciones. Al respecto, economistas cercanos a la futura gestión prevén que haya supercepo para rato y desaconsejan la alternativa de un desdoblamiento de tipos de cambio por considerarla una opción más riesgosa en el marco de la crisis.

Así lo analizó ayer un artículo publicado por el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala, un grupo de especialistas integrado por algunos exfuncionarios del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Entre ellos está Mara Ruiz Malec, una economista que trabajó durante la campaña junto al gobernador bonaerense electo, Axel Kicillof. Una lectura que coincide, en buena medida, con el planteo volcado días atrás en un informe de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (Fide), que encabeza la expresidenta del BCRA y analista de consulta del presidente electo Alberto Fernández, Mercedes Marcó del Pont. De hecho, el vicepresidente de la entidad durante su gestión, Miguel Pesce, es uno de los que suena para reemplazar a Guido Sandleris.

El esquema actual es el llamado supercepo, que fija un límite de US$200 mensuales a la compra de divisas para las personas físicas, prohibe la adquisición de dólares para atesoramiento a las empresas y supervisa las operaciones de importación y pago de deuda. La coincidencia de estos analistas es que, con escasos US$10.000 millones de reservas disponibles, unos US$84.000 millones de fuga divisas acumulada en cuatro años y grandes necesidades financiera por delante, los controles llegaron para quedarse. De hecho, siempre fueron muy críticos con la liberalización total que realizó Cambiemos durante los primeros años de su gestión.

Vista la magnitud de la crisis, la regulación del mercado de cambios tiene incluso el aval de muchos economistas ortodoxos. Algunos de los cuales promueven un esquema de desdoblamiento cambiario, como alternativa al cepo. Esta opción, en vez de restringir la posibilidad de comprar divisas por motivos financieros, plantea definir un precio diferenciado para cada tipo de transacción: uno comercial, más barato, para la importación y exportación de bienes; y otro financiero, más caro, para el resto de los usos. El objetivo es que un dólar más alto desestimule la demanda para atesoramiento o, por lo menos, evite que se traslade al mercado informal, mientras el valor comercial contiene el impacto inflacionario de una devaluación.

El ITE señaló que la ventaja de este mecanismo es que permite regular la brecha cambiaria para moderar las expectativas de depreciación mediante la venta de reservas, algo que no puede hacer el BCRA con las cotizaciones paralelas. Sin embargo, sostuvo que eso sería muy costoso en la situación actual del país, con un ratio de reservas sobre el PBI que terminaría el año en 8,8% y una oferta de dólares no comerciales "muy condicionada hasta que Argentina resuelva la situación de virtual default en la que se encuentra".

"La libre movilidad de capitales quedó atrás y pensar en una alternativa cambiaria distinta supone la necesidad de un giro en las condiciones macro generadas por el Gobierno saliente. De cara al próximo mandato, puede sostenerse que el esquema de tipos de cambio múltiples será perfectible en la medida en que las eventuales modificaciones sean parte de un paquete de medidas más amplio, orientado a recuperar la solvencia fiscal y externa del país", remarcó.

En esa línea, Fide planteó que en esquemas de desdoblamiento "se exacerban los lobbies sectoriales y las manipulaciones para saltar de un mercado a otro y así poder ingresar las divisas al tipo de cambio más elevado y hacer los pagos por el más reducido". "Es casi inevitable que la brecha se amplíe, se haga difícil sostener la libre flotación del tipo de cambio financiero y reaparezca la necesidad de abastecer ese mercado utilizando reservas", agregó.

Más notas de

Juan Strasnoy Peyre

Kicillof buscará reestructurar más de 7 mil millones de dólares de deuda bajo ley extranjera

Como Nación, Kicillof también busca reestructurar deuda con período de gracia y quita

Guzmán encara la semana final de diálogo con los bonistas antes de lanzar la oferta

El ministro mantendrá reuniones virtuales con acreedores

Macri se despidió con 16 millones de personas en la pobreza

Macri se despidió con 16 millones de personas en la pobreza

Deuda: el Gobierno acelera los pasos hacia una oferta dura en línea con el recorte propuesto por el FMI

Deuda: el Gobierno apura una oferta dura en línea con el recorte propuesto por el FMI

Anunciarán 35% de pobreza en el 2019 y temen un salto por la coronacrisis

El Gobierno ya anunció una serie de paliativos para la ayuda social, que podrían ser ampliados

En plena cuarentena, el Gobierno pagará unos USD250 millones en intereses de la deuda

El Gobierno pagará unos USD250 millones en intereses de la deuda

Hubo una leve baja del desempleo en 2019, pero se disparó la precarización

Leve baja del desempleo en 2019, pero se disparó la precarización

El Tesoro licita este jueves dos letras en pesos para refinanciar vencimientos

Economía colocará una Letra a Descuento y una Lebad

La venta de naftas se desplomó entre 70% y 85%

Las estaciones, vacías

Los trabajadores informales y monotributistas recibirán $10.000 en abril

Los trabajadores informales y monotributistas recibirán $10.000 en abril