La desconfianza inversora post PASO provocó un quiebre en el roll over de Letras en dólares (Letes) y en pesos (Lecaps) de corto plazo. De esta manera, el Gobierno no pudo endeudarse para pagar deuda vieja, "reperfiló" los nuevos plazos de pago, defaulteó estos instrumentos e instaló un control de cambios para poder controlar al dólar. La última licitación de Letes el pasado 16 de agosto había sido declarada desierta tras una participación de 5% cuando en las anteriores adjudicaciones el promedio había sido del 88%.

La medida, que intentó generar un ahorro en las finanzas estatales, tuvo como contraparte un tremendo retiro de los depósitos en dólares por parte del sector privado no financiero de US$4.735 millones, el 15% del total.

El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, intentó alejar los fantasmas del corralito y manifestó ayer en conferencia de prensa que "el sistema financiero argentino tiene niveles de liquidez de los más altos del mundo" y remarcó que el 50% de los depósitos en moneda extranjera están guardados en el Central y forman parte de las reservas de forma precautoria, mientras que la otra mitad fue prestada a las firmas exportadoras, que no están expuestas a riesgo cambiario.

"Entiendo que la incertidumbre y la volatilidad hayan generado temores pero se van ir disipando a medida que pasen los días y el paraguas cambiario ayude a reducir la volatilidad" admitió Sandleris.

Diversos economistas que pasaron por funciones de gobierno durante la gestión de Raúl Alfonsín y Cristina Kirchner consideraron que el control del mercado de cambios llegó "tardísimo", aunque subrayaron que arrancó "relativamente bien".  Además, coincidieron con el Gobierno en que el temor de los ahorristas por sus depósitos es "infundado", al argumentar que los dólares de los depósitos en los bancos están en las reservas internacionales, aunque critican que se defaulteara deuda en pesos de corto plazo.

"Es tardísimo. Estas medidas fueron impuestas por la realidad después de los sucesivos fracasos de las sucesivas decisiones del Gobierno, incluyendo el default selectivo, que se planteó para evitar meter algún tipo de regulación", sostuvo la ex titular del BCRA, Mercedes Marcó del Pont.

Marcó del Pont intentó difundir un poco de calma para los ahorristas y señaló que el temor por sus depósitos "es infundado, porque los dólares de los depósitos en los bancos están en las reservas internacionales. Los dólares están".

Y agregó: "Es una locura que se defaulteara deuda en pesos de corto plazo. El Gobierno venía posponiendo la decisión de regular el mercado de cambios. Pero la desregulación plena que impulsaron fue la que provocó este endeudamiento".

Sus declaraciones están en línea con lo que manifestó ayer el referente económico del Frente de Todos, Emmanuel Álvarez Agis, quien opinó que se debería haber controlado el mercado de cambios con anterioridad. "Costó U$S13.000 millones de reservas por un razonamiento absolutamente obtuso por parte del Presidente y completamente irresponsable", al tiempo que consideró como "incomprensible" haber defaulteado previamente las Letras de corto plazo.

Del Pont y Agis no fueron los únicos en apoyar, aunque con reservas, las nuevas medidas del oficialismo. El economista Daniel Marx subrayó: "Creo que es una medida temporaria para frenar lo que era una insinuación de pánico o corrida, y en ese sentido funcionó". 

Las iniciativas "funcionaron relativamente bien, en el sentido de que pararon lo que era una corrida que se insinuaba de manera extraordinariamente fuerte, a fines de la semana pasada" expresó Marx.

La medida ya provocó un desdoblamiento cambiario y el dólar "blue" ya se negocia a $62,50, mientras que el valor promedio en los bancos privados está en $58,49 para la venta. Sin embargo, podría reestablecer la confianza y parte de los dólares que se fugaron podrían volver al sistema financiero.

Te puede interesar:

El ex presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, se refirió a las medidas del Gobierno y señaló que "si ponían el cepo la semana pasada probablemente se ahorraban el default. Pero es público que Macri se negaba a tomarlas".

En declaraciones formuladas en El Destape Radio, el economista señaló que "el Gobierno toma medidas que tomadas antes hubieran sido una solución" y que "estamos en una situación compleja, porque todos miramos el dólar pero hay problemas en la economía real".

"Hay muchas empresas y pymes que no llegan al 10 de diciembre", puntualizó. Asimismo, alertó que "se están gastando las reservas y queda un país con una deuda externa que supera un PBI" y concluyó que "el nuevo Gobierno sí va a tener una pesada herencia".

La nota disonante la dio el viceministro de Economía de Menem, Orlando Ferreres, quien aseguró que "lo más seguro hoy es tener los dólares en la mano".

Ver más productos

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos