El mercado tomó con buenos ojos el cambio en la meta de inflación y los economistas -que tanto para 2017 como para 2018 no creían que se cumplieran- ven que los nuevos números son mucho más “creíbles”. De todos modos, no consideran que eso provoque un relajamiento automático en la política monetaria y creen que el recorte en las tasas recién llegará cuando logren bajar las expectativas de inflación.

“Las metas siempre fueron exigentes; esta vez se ajustan más a la realidad. Si el esquema económico es con gradualismo la baja de la inflación también tiene que hacerse con gradualismo”, destacó Ramiro Castiñeira, director de Econométrica

En la misma se mostró Martín Kalos, director de Epyca Consultores, que sostuvo que el Gobierno definió “una tasa de inflación como meta alcanzable” y agregó: “Lo que no pueden hacer ahora es no alcanzarla o no acercarse lo suficiente”. El economista considera que no habrá relajación de tasas de interés en lo inmediato. “Con la expectativa de inflación en 18% y la meta en 15% hay que tratar de bajar la expectativa y sólo podés relajar tu política monetaria cuando las expectativas estén llegando al 15%”.

Federico Furiase, director de la consultora Eco/Go coincide con Kalos, en el sentido de que las tasas no tienen tanto recorrido a la baja y “eso va a equilibrar las expectativa de inflación”. “Si el BCRA va a tratar de alinear las expectativas a la metas de inflación del 15% estamos más cerca del techo del dólar y del piso de las tasas de interés dada la suba de tarifas que tenemos por delante, la presión cambiaria que va a impactar en la inflación y lo que son las negociaciones paritarias por delante”, explicó.

Por otro lado, uno de los motivos que el Gobierno esgrimió para cambiar las metas es que no afecte al crecimiento. En ese sentido, el presidente de la Bolsa de Comercio, Adelmo Gabbi señaló que “el cambio en la meta va tener aparejado un mayor crecimiento en la economía” y como buen hombre de mercado se apoyó en la suba en bonos y acciones: “Hoy (por ayer) los mercados han respondido muy bien, y los mercados con su idioma -que son los precios- le dijeron ‘sí’ a estas nuevas metas”.

Gabbi cree que las tasas van a bajar entre 4 y 5 puntos y definió a la suba del dólar de ayer como un movimiento racional de los inversores, a la espera de que bajen las tasas. “Estamos cerca del techo”, vaticinó.

Respecto a la independencia del BCRA y al anuncio de ayer, Kalos destacó que lo que se vio en la Casa Rosada “es al Ejecutivo tomando el control en donde siempre tendría que haber tenido algo que decir y parecía que el único que las definía era el BCRA”.

El titular de la Bolsa, en tanto, apeló a su experiencia: “Tengo más de 70 años y éste debe ser el BCRA más independiente que recuerdo.Creo que no ha perdido independencia el BCRA”.

Castiñeira cree que con el anuncio de ayer “buscaron mostrar que tienen coordinación y considera que “la independencia no la tiene el BCRA porque la dominancia fiscal es la que manda, es la que marca el ritmo”. El economista se refiere a que el BCRA no tiene pleno control de los agregados monetarios ya que se emite para monetizar déficit y para comprar los dólares q financian el déficit.