Si tal como anticipan los pronósticos de que en los próximos 20 días las lluvias escasearan por la principales zonas agrícolas en donde aún resta por sembrar 8,5 millones de hectáreas de soja. Los valores de la oleaginosa arrancaran el 2018 con un aumento del 12% producto del temor ante una caída de la producción nacional.

"En los siguientes días la campaña 2017-2018 tanto en soja como en maíz debería estar recibiendo precipitaciones para así terminar con la siembra, de no suceder el mercado sentirá el efecto", sostuvo el director de Agripac, Pablo Adreani, quien agregó: "Sin lluvias, el precio de la oleaginosa pasará del los u$s267 actuales a los u$s300 la tonelada".

La ausencia de agua puede hacer que la rentabilidad en el campo mejore 45 dólares

Esto quiere decir que el valor del poroto tendrá un alza del 12 por ciento. Si se sabe sobre datos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) que 15 millones de toneladas pasaran al siguiente periodo, las cuales están valuadas hoy en u$s5.625. Con el aumento aplicado, lo que queda por venderse pasará a valer u$s6.300 millones. Esto quiere decir que el productor recibirá en promedio u$s45 más por tonelada.

Desde Futuros y Opciones (FyO), su director Dante Romano coincidió con Adreani al recordar que hace "un año con lluvias, la soja llego a estar en los u$s280 con lo cual si se tiene en cuenta que la quita de las retenciones llega al 2,5% que representan u$s10 más tonelada, el valor del poroto puede alcanzar fácilmente los 290 dólares y más aún con fondos especulativos neutros y a la espera de lo que pase con el clima".

El responsable de Agripac también afirmó que el maíz será otro de los cultivos que irá a la suba. "Este pasará de los u$s150 a u$s180 la tonelada. Aún restan por plantar 3.25 millones de hectáreas", dijo.

La mejora para el cereal será del 20 por ciento. Lo que aún falta por sembrar y tomando un valor FOB en alza, representan ingresos por u$s611 millones para el productor. El cereal no paga derechos de exportación.

Pero todo dependerá del clima. En este punto el director científico de la Red GEA de la BCR, José Luis Aiello adelantó que "el mapa de reservas de agua muestra la complicada situación por la que atraviesan los cultivos. Los indicadores del Pacifico Ecuatorial Central son coherentes con el comienzo de La Niña".

Por su parte del Instituto de Clima y Agua del INTA, su director Carlos Di Bella reconoció que "en gran parte de la región pampeana hay un alto déficit de agua lo cual siguió en noviembre y las perspectivas para los próximos tres meses son bastante inciertas, pero la tendencia indica que las lluvias estarán entre lo normal o por debajo de lo normal".

Sólo basta esperar para ver si los pronósticos se cumplen o no.