El 2017 cerrará con un fenómeno contradictorio en el sector automotor. Aunque el nivel de patentamientos rondará las 900.000 unidades y será el segundo mejor registro histórico, más del 70% de los vehículos vendidos terminarán siendo de origen importado. En los últimos cinco años, en promedio el 60% de los autos vendidos eran importados.

De este mayoritario volumen, el 90% proviene de Brasil, debido a la decisión de las automotrices, avalada por el Gobierno, de importar los sobrestocks a muy bajo precio para el comprador. Fuentes de las concesionarias señalaron a BAE Negocios que diciembre tendrá entre 45.000 y 50.000 operaciones, con lo cual el número final estará en alrededor de los 900.000 patentamientos. Será "la medalla de plata" detrás del récord del 2013, cuando se vendieron 955.000 unidades.

En cuanto al comportamiento del mercado, Volkswagen será el ganador del año de la mano del Gol, que a su vez es el vehículo más comercializado en el país. Desde las concesionarias indicaron que detrás del gran número de ventas, "hay una creciente preocupación porque los autos de Brasil vienen a precios de remate y las terminales te los imponen, con lo cual los márgenes de rentabilidad son muy bajos".

Por su parte, el hecho de que 7 de cada 10 vehículos no sean nacionales genera alarma en el segmento autopartista. "Las terminales hicieron lo que quisieron bajo la mirada del Gobierno que no se sabe qué actitud adoptará en el 2018". El acuerdo automotriz Argentina-Brasil marca que por cada dólar exportado, se pueden importar 1,5 dólares, pero este flex ronda los 2 dólares en la actualidad y afecta la producción nacional y el empleo.

"La fuerte demanda continúa, y lo que creíamos iba a ser un techo de 900.000 unidades aparece ahora como el piso de lo que será el segundo mejor año de la historia", aseguró Dante Álvarez, titular de Acara, hace unas semanas.