En su prueba más difícil en lo que va del año, el Banco Central convalidó las tasas del mercado secundario en la licitación de Lebac de ayer e inyectó cerca de 87.000 millones de pesos.

Uno de los puntos salientes de la jornada fue que a pedido del Ministro de Finanzas, Luis Caputo, que busca ir aliviando gradualmente el peso de las Lebac mediante su reemplazo por bonos del Tesoro, la entidad que preside Federico Sturzenegger anunció que a partir de la próxima licitación acortará los plazos de vencimiento de sus letras internas.

El organismo indicó que ya no se emitirán las series a 7 y 9 meses, de manera de poder complementarse mejor con las emisiones que viene realizando el Tesoro.

La idea de Caputo, en coordinación ahora con el BCRA, es ir acompañando el proceso de desarme de Lebac. Ya a finales de 2017 desde el Ejecutivo le pidieron a distintas empresas controladas por el Estado y organismos oficiales -como la Anses- reducir sus colocaciones en letras internas del Central y destinar esos fondos a bonos del Tesoro en pesos.

Tal como esperaban los analistas, en la licitación de Lebac de ayer la autoridad monetaria mantuvo prácticamente sin cambios las tasas respecto a los valores que se venían negociando en el mercado secundario en las últimas semanas, lo que implicó un recorte de 25 puntos básicos en comparación con la subasta del mes pasado.

En el mercado anticipaban que la subasta de ayer iba a ser un duro test para el BCRA debido a la gran cantidad de vencimientos que debía enfrentar: $526.197 millones.

Según informó la autoridad monetaria, las propuestas de los inversores alcanzaron los $459.094 millones, de los cuales se adjudicaron $453.716 millones, lo que implicó una emisión de más de $80.000 millones.

El Central confía en que logrará absorber gran parte de esos pesos entre hoy y mañana mediante las operaciones con pases, Leliq y Lebac en el mercado secundario.

Analistas, sin embargo, no descartan una mayor presión sobre el dólar en los próximos días a partir de esta nueva expansión.

"La clave para amortiguar la presión cambiara pasará por el margen que tenga Caputo para llevarse los pesos de la emisión monetaria de la licitación de Lebac a través de las licitaciones de bonos en pesos para financiar el déficit", señaló el economista Federico Furiase, director de EcoGo.

La licitación de Lebac no logró desanimar la demanda de divisas y, con una participación acotada por parte del Banco Central, el dólar mayorista avanzó 6,5 centavos ayer.

El tipo de cambio mayorista cerró ayer en $20,265 y a un promedio de $20,545 en las pizarras. El BCRA vendió apenas u$s45 millones, que no alcanzaron a cubrir la demanda de bancos y empresas.