El Banco Central mantuvo ayer inalterada su tasa de política monetaria -el centro del corredor de pases a 7 días- en 28,75 por ciento, al considerar que este nivel será suficiente para mantener la tendencia inflacionaria a pesar de los anunciados aumentos de tarifas.

Esta determinación del ente monetario se fundamentó en que “el BCRA espera que la tendencia decreciente de la inflación núcleo se consolide, de manera de converger al objetivo de inflación de 10 por ciento” para 2018, con una desviación estimada de dos puntos porcentuales para arriba o para abajo de esa meta. Además, según destacó el organismo en el comunicado de política monetaria “el sesgo actual de política monetaria es adecuado para acentuar la baja inflacionaria y minimizar el impacto de los próximos aumentos de precios regulados”.

El Central tomó en consideración que la variación de precios del IPC elaborado por el Indec fue, en el mes de octubre, de 1,5% para el nivel general y del 1,3% para el denominado componente núcleo. “Con estos resultados, la inflación nivel general interanual descendió a 22,7%. En cuanto a su descomposición regional, la inflación de octubre se ubicó entre 1,3% en el GBA y 1,9% en la región Noroeste”, dijo el comunicado.

“En las últimas dos semanas, también se conocieron los datos de inflación de octubre correspondientes al Sistema de Precios Mayoristas y el Costo de la Construcción”, agregó.

En este contexto, el comunicado subrayó que “los indicadores de alta frecuencia monitoreados por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) muestran desde octubre una menor inflación”.

“El conjunto de datos sugiere que la inflación núcleo ha retomado su dinámica descendente tras el endurecimiento de la política monetaria realizado a partir de marzo de este año”, agregó.