Después del baldazo de agua fría que significó el dato de inflación de marzo y con perspectivas para abril para nada alentadoras, el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, tratará hoy de recuperar credibilidad y convencer al mercado de que la suba de precios es transitoria y, principalmente, de que a pesar del 28D, tiene margen para subir la tasa en caso de que el alza de precios no afloje y que está listo para hacerlo.

El titular del BCRA presentará esta tarde el segundo Informe de Política Monetaria (IPOM) de la entidad de 2018, en medio de una gran expectativa luego del intenso sabor amargo que dejó el índice de precios al consumidor (IPC) de marzo que dio a conocer la semana pasada el Indec.

Con una inflación acumulada en el primer trimestre del año del 6,7%, tras el 2,3% que arrojó la medición del mes pasado, y pronósticos que indican que la suba de los precios minoristas se ubicaría en abril en torno al 2,5%, analistas reclaman una reacción por parte del BCRA que ayude a contener las expectativas de inflación.

"Dada la aceleración de la inflación núcleo (que es el dato más negativo y que puede generar cierta resistencia a la baja a mediano plazo) y teniendo en cuenta que las expectativas de inflación van a seguir ajustando al alza, con lo cual la brecha de credibilidad respecto a la meta del 15% va a seguir aumentando, me parece que el Banco Central tendría que reforzar el compromiso y, en algún punto, actuar más temprano que tarde vía la señal de la tasa de interés", afirmó el economista Federico Furiase, director de Eco Go.

En el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), publicado hace dos semanas por el BCRA, los participantes elevaron sus expectativas de inflación para este año de 19,9% a 20,3 por ciento. De acuerdo a este sondeo, el IPC de abril mostraría una suba de 2,1% para caer al 1,5% en mayo.

"Creo que lo que le tiene que quedar claro al mercado es que si no se logra desacelerar la inflación a partir de mayo, el BCRA sigue teniendo el instrumento de la tasa de interés para actuar", agregó Furiase.

La expectativa está puesta en que esa señal la dé hoy Sturzenegger durante la presentación del segundo IPOM de este año, en el que seguramente el titular del Central además destacará que la aceleración de la inflación del primer trimestre de este año, y probablemente de abril, es transitoria y que esperan una caída a partir del próximo mes, una vez concluídos los ajustes de tarifas y contenido el tipo de cambio.

Es de esperar que, en su discurso, el presidente del BCRA ratifique lo que ha venido sosteniendo la entidad monetaria en sus últimos comunicados, acerca de que su expectativa de una inflación más baja a partir de mayo está sostenida por cuatro puntos fundamentales: la política monetaria es más contractiva que la observada durante la mayor parte del año pasado; las negociaciones salariales están pactándose de manera consistente con la meta del 15%; el proceso de ajuste de precios regulados se desacelerará fuertemente después de abril; y, por último, el nivel relativamente elevado del tipo de cambio real y la propia acción del BCRA llevan a no prever, en los próximos meses, depreciaciones significativas del peso.