La atención de los inversores y analistas estará puesta mañana en la tasa que surja de la licitación de Lebac por parte del Banco Central, que enfrentará vencimientos por unos 492.000 millones de pesos.

El mercado convalidó la decisión de la autoridad monetaria de mantener sin cambios la tasa de Política Monetaria, la última semana, pero desde entonces tiene los ojos puestos en la próxima subasta de esas letras.

En el mercado de Lebac es donde se juega el verdadero partido de la política monetaria

"La tasa de Política Monetaria funciona como referencia y señal, pero en el mercado de Lebac es donde se juega el verdadero partido", mencionó el economista Martín Vauthier, de la consultora Eco/Go.

El Banco Central tiene en claro esa situación. Y por este motivo no ha dejado de intervenir en el mercado secundario de Lebac, donde la última semana convalidó una tasa de 27,25% para el vencimiento más corto. En lo que va de febrero el organismo monetario vendió Lebac por casi $40.000 millones con el doble objetivo de sostener la tasa -y así evitar que la demanda vaya al dólar- y de absorber más pesos del mercado.

"Si mantiene la tasa, debería renovar los vencimientos. La demanda transaccional de dinero empieza a bajar luego del pico de diciembre y principios de enero. Y si el tipo de cambio nominal mantiene la calma y dado el nivel que ya alcanzó, está todo bastante acomodado para que vuelva el apetito por la tasa en pesos", analizó el economista Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma.

Los analistas esperan que el Banco Central vuelva a convalidar en la licitación de mañana las tasas que se negocian en el mercado secundario. "Si las baja, sería una señal de que va a bajar la de referencia de nuevo y no están dadas las condiciones por ningún lado. Ni datos, ni expectativas, ni indicadores de alta frecuencia", enumeró Caamaño.

"Si convalida las tasas vigentes en el mercado secundario, estaría ubicando la Lebac con vencimiento en marzo algo más arriba de la última licitación. Y creo que el Central va a intentar moderar la inyección de pesos, justo en medio de la volatilidad global que se moderó estos días con la recuperación en los precios afuera, pero que nunca se sabe cuándo puede volver", amplió Vauthier.

Frente externo

El regreso de los inversores a las tasas en pesos parecería un hecho, si el Banco Central mantuviera mañana las tasas de Lebac al mismo nivel que el mercado secundario. "Lo único que puede empañarlo es algún evento disruptivo externo o más malas noticias por el lado de la cosecha", apuntó Caamaño.

La tasa del bono estadounidense a 10 años (US10Y) se mantenía en niveles máximos desde 2014, en una banda de entre 2,85% y 2,90%. "La US10Y está muy firme con las expectativas de inflación y aumento en el déficit fiscal que genera la baja de impuestos y la suba del gasto en defensa del presidente Donald Trump. En este escenario, no creo que el Banco Central se arriesgue a buscar bajar la tasa", concluyó Vauthier.