De cara a las negociaciones paritarias que el Gobierno insiste en anclar en la zona del 15 por ciento y a un cuatrimestre con inflación alta, el Banco Central salió ayer a vender 30 millones de dólares para contener la escalada de la divisa estadounidense, en un mercado en que la demanda por coberturas se fortalece y la oferta escasea.

Se trató de la primera intervención de la autoridad monetaria desde agosto de 2017, cuando el Central realizó una seguidilla de ventas en un mercado dominado por la volatilidad que imprimieron las elecciones PASO de ese año.

La intervención de ayer ocurrió luego de que el viernes último se conocieron los resultados del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que proyectan una inflación en torno de 20 por ciento para 2018. Y una semana después de que la autoridad monetaria aceptó que la "depreciación del peso" impactó en los precios, según consignó el 14 de febrero en el Comunicado de Política Monetaria en que justificó que mantuvo sin cambios la tasa de interés del centro de corredor de pases.

Precisamente, la inflación de enero sumó 1,80% y se espera que en febrero esa medición roce el 3%, con una inflación núcleo o core todavía elevada. Y los aumentos de otros precios regulados como el gas y el subte no darán tregua al Banco Central en los primeros cuatro meses del año.

Se le suman los reclamos de recomposición salarial de los distintos sectores, que descreen de la meta inflacionaria del 15% definida por el Gobierno para todo el año. Los maestros bonaerenses, por ejemplo, reclaman un 20% de aumento y la inclusión de la cláusula gatillo para que los sueldos no pierdan contra la inflación, si esta llegara a superar lo acordado.

En este contexto y con el objetivo de que el dólar no sea un factor adicional que fogonee más los precios, en especial en alimentos, la autoridad monetaria salió a vender divisas para ponerle un techo a la tendencia al alza que registró en la última semana.

"El BCRA tuvo una participación vendedora por 30 millones de dólares", informó pasadas las 18 de ayer la entidad que preside Federico Sturzenegger, lo que significó una contracción de la base monetaria de 612 millones de pesos.

Las ventas del Banco Central llegaron pasada la media rueda, cuando el dólar mayorista tocó un máximo nominal histórico de 20,40 pesos, lo que llevó hasta 20,60 el precio en el promedio de bancos y casas de cambio de esta ciudad.

Las ventas del Central, que por el monto fueron un gesto al mercado, provocaron una caída en del dólar, que cerró a 20,21 pesos en el mercado mayorista y a 20,52 en la City porteña.