Con una inflación que, según consultoras privadas, podría llegar al 4% en febrero, el Banco Central decidió endurecer aún más su política monetaria. En una clara señal hacia el mercado, la entidad que conduce Guido Sandleris anunció que en los próximos meses emitirá menos pesos y aspirará más de lo previsto.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del BCRA señaló ayer a través de un comunicado que considera necesario "reforzar" el sesgo contractivo de su esquema monetario frente a una inflación que, reconoció, "sigue siendo alta".

En concreto, la entidad anunció que mantendrá hasta mayo inclusive el sobrecumplimiento de la meta de base monetaria logrado en febrero, por $43.000 millones. Es decir que seguirá secando la plaza, por lo que habrá menos pesos para ir al dólar.

En paralelo decidió recortar de u$s75 a u$s50 millones el límite diario de compra de divisas en caso de que el tipo de cambio perfore el piso de la zona de no intervención durante marzo. El acumulado de estas adquisiones no podrá superar al 2% del objetivo de base monetaria del mes ($ 1.344 mil millones).

De esta forma se reduce la posible expansión resultante de sus intervenciones en el mercado cambiario. En paralelo, si el dólar cae por debajo del límite de la banda tal como esperan los analistas tras este anuncio, el Central tendrá menos poder de fuego para elevar su cotización.

Según indicó el Central, estas medidas "apuntan a moderar el impacto de la dinámica inflacionaria de corto plazo sobre las expectativas de inflación".

"Con esto el Banco Central acaba de mandar una señal al mercado y hay que ver cómo juega no sólo sobre la demanda transaccional de pesos sino, fundamentalmente, sobre la demanda especulativa de pesos, que es la que compite con la demanda de dólares", señaló Gabriel Caamaño, economista jefe de Consultora Ledesma.

"Está intentando reforzar el mensaje de que van a ser cautelosos y de que van a hacer todo lo necesario para mantener esta estabilidad. Después de un mes que tuvo una segunda parte turbulenta y al final se calmó, está intentando mandar una señal de prudencia fuerte", agregó.

En el comunicado difundido ayer, el BCRA afirmó que su principal misión es reducir la inflación, "que sigue siendo muy elevada". "El COPOM considera que un estricto control de los agregados monetarios conducirá a este objetivo. La perseverancia y disciplina monetaria son indispensables para bajar la inflación y el COPOM está preparado para mantener este sesgo contractivo por el tiempo que fuese necesario", señaló.

Para el economista Federico Furiase, director de Eco Go, la intención ayer del Central fue lanzar una señal "hawkish" para estabilizar las expectativas de devaluación e inflación frente a una suba de precios que viene más alta de lo esperado.

"No hay magia. Para romper con la inercia y la indexación de contratos que complican la desinflación hay que tener persistencia en una política dura que genere credibilidad, para lo cual se necesita equilibrio fiscal y precios relativos acomodados", indicó Furiase.

En el mercado coinciden en que se vienen meses difíciles en materia de inflación debido a la inercia de las paritarias y los ajustes de tarifas, por lo que será crucial anclar expectativas.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos