Finalmente llegó la señal que tanto esperaba el mercado. El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, aseguró ayer que si la inflación no baja drásticamente, en mayo subirá la tasa.

"(Si la inflación no baja), sabemos lo que se tiene que hacer en un régimen de metas de inflación, que es subir la tasa", afirmó el titular del BCRA durante la presentación ayer del Informe de Política Monetaria (IPOM) en la sede de la entidad.

Ante la presencia de un nutrido grupo de economistas, Sturzenegger fue contundente ayer, para no dejar ningún tipo de duda a un mercado que, según reconoció, no estaban logrando convencer. El titular del Central no utilizó el ya tradicional estamos listos para actuar que viene repitiendo la entidad en los últimos comunicados de política monetaria si no que lisa y llanamente aseguró -y repitió en varias oportunidades- que si la inflación no cede de forma significativa, para ubicarse en línea con la meta del 15% establecida para este año, subirán la tasa de referencia.

El funcionario no obstante se mostró confiado en que a partir de mayo la inflación sufrirá una fuerte desaceleración, ya que desde la entidad consideran que el repunte de los precios que se viene registrando desde diciembre del año pasado es transitorio y que tuvo mucho que ver con el shock que generó el ajuste de las tarifas y la apreciación del tipo de cambio.

"El número (de inflación) de marzo no fue el que queríamos. Hubo shocks bastante importantes, como por ejemplo que el Gobierno haya concentrado los aumentos de precios regulados, pero eso a su vez allana el camino de acá hacia adelante", afirmó Sturzenegger.

Según el titular del BCRA, las próximas semanas serán claves para confirmar si, tal como creen desde la entidad, la inflación es transitoria.

"(Si la baja de precios a partir de mayo) no se diera, tenemos que hacer lo que tenemos que hacer, que en este caso puntual es subir la tasa (...) Las próximas semanas vamos a hacer una lectura fina", aseguró.

Para el economista Federico Furiase, director de Eco Go, la duda que se genera ahora es cuál es la desaceleración de la inflación que tiene que darse para que el Banco Central se sienta cómodo con eso y no tenga que reforzar la señal de tasa".

En este sentido, Struzenegger simplemente se limitó a señalar que a partir de mayo se necesita un proceso de desaceleración de la inflación "importante".

"Cuanto más le crea el mercado, más fuerte va a ser el anclaje de expectativas del Central vía tipo de cambio y, paradójicamente, menor será el esfuerzo de tasa de interés que tenga que hacer para bajar la inflación", afirmó Furiase.

Durante la presentación del IPOM de ayer, el presidente del BCRA afirmó que el mercado tuvo una lectura equivocada sobre lo que pensaba hacer la entidad después del cambio de metas de inflación de diciembre, de 10% a 15%, y los recortes de tasas que llevó adelante en enero pasado y que eso se tradujo en una mayor presión sobre el tipo de cambio, que decidió resolver interviniendo en el mercado.

"Tal vez no nos hicimos entender lo suficientemente bien. El mercado pensó que nosotros íbamos a bajar aún más la tasa (...) No lográbamos convencer al mercado. Encontrábamos una diferencia entre el tipo de cambio nominal y el que pensábamos nosotros que iba a ser el de equilibrio", afirmó Sturzenegger.

"Nosotros no íbamos a convalidar eso, y por eso salimos a vender dólares", agregó y destacó que, de considerarlo necesario, seguirán interviniendo en el mercado cambiario.

Al ser consultado acerca de por qué, luego de constatar que el cambio de meta y la baja de tasas de enero habían generando expectativas equivocadas en el mercado que estaban presionando sobre el tipo de cambio y la inflación, no decidió volver a subir las tasas, Sturzenegger señaló que hoy se sienten "cómodos" con el actual nivel de la tasa de referencia y que además no pueden "estar subiendo y bajando la tasas como un saltimbanqui".