La actividad económica "no sólo recuperó terreno" en 2017, respecto de la baja sufrida en 2016, sino que además "está pronta a superar" su máximo nivel alcanzado en 2011, destacó el Banco Ciudad en su último informe de coyuntura.

"La demanda agregada durante 2017 no sólo recuperó terreno perdido, sino que también está pronta a superar un techo que se mantiene invariable desde el año 2011", aseguró el análisis del Área de Estudios Económicos de la entidad que conduce Javier Ortiz Batalla.

En el mismo, el Ciudad indicó que "de acuerdo al Indec, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) registró en noviembre una suba de 0,4% respecto de octubre ajustado por estacionalidad, apuntando a un alza menor al 1% trimestral en el último cuarto del año".

Al respecto, señaló que si bien es "un guarismo que marca una moderación en el ritmo de crecimiento de la actividad agregada frente al promedio de crecimiento de los primeros tres cuartos del año, del 1%", destacó que "igualmente, con estos registros, se completarían seis trimestres consecutivos al alza, una continuidad que no puede observarse desde 2011".

"Tanto en noviembre como en los registros acumulados, la mayor parte de los sectores económicos se recuperan frente a un año atrás", subrayó el informe del Ciudad.

Precisó que "de los 15 sectores de apertura que considera el EMAE, 12 de ellos registraron incrementos interanuales durante noviembre, mientras que en el promedio de los 11 primeros meses del año, 13 lograron superar sus registros del año previo".

Puntualizó que "se destacan la construcción, con un crecimiento del 16,6% interanual; la intermediación financiera, con el 7,8%; y el comercio, con el 5,5%; como los principales impulsores".

El análisis puso de relieve que "a nivel desagregado, en el acumulado del año fueron la. ramas directamente relacionadas con la actividad de la construcción y la industria automotriz, las que sobresalieron por encima del nivel general de la industria".

Remarcó que "la industria de metálicas básicas anotó la mayor suba del año, con un 9,2% interanual, impulsada principalmente por la siderurgia, donde la producción de
 acero crudo se incrementó en un 11,3% en 2017, y la demanda de tubos de acero y laminados en caliente, con impacto directo de la construcción".

Añadió que también hubo una fuerte demanda "del sector agrícola para la fabricación de maquinaria e implementos del campo".

"Le siguieron en magnitud de crecimiento la industria metalmecánica, sin contabilizar el sector de automóviles, con un crecimiento 8,5% anual; y los minerales no metálicos, con una suba de 6,2%, representando insumos para la construcción", completó el informe.