Los flujos comerciales de la Argentina son bajos, tras caer 50% en la última década, pero el país tomó en el último año medidas importantes que pueden promover una recuperación y debe avanzar en mayores reformas, de acuerdo con un informe del Banco Mundial.

El informe “Fortaleciendo la integración de la Argentina en la economía Global” del Banco Mundial, fue presentado hoy en Buenos Aires y señala que “el Gobierno del presidente (Mauricio) Macri enfrenta una economía poco interconectada con la economía mundial”. Durante la presentación realizada hoy en la Cámara Argentina de Comercio, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, manifestó: “estamos viviendo tiempos muy vertiginosos en Argentina, tenemos una agenda muy vertiginosa, agendas bilaterales e infinidad de reuniones; mucho trabajo con el acuerdo Mercosur-UE”.

"Para Argentina es fundamental la integración al mundo, y Argentina como país y el Mercosur es uno de los bloques más cerrados del mundo”, sostuvo el titular de la cartera de Producción. Cabrera dijo que “tal vez en la turbulencia tenemos oportunidad para un país y un bloque económico tan cerrado de incorporarse inteligentemente al mundo”.

Al presentar el informe, José Guilherme Reís, gerente de la Práctica Global de Comercio y Competitividad del Banco Mundial, explicó que se recomienda a la Argentina “eliminar la prohibición de importación de bienes de capital usados, eliminar restantes licencias de importación no automáticas, remover impuestos de exportación, promover acuerdos de libre comercio y promover el comercio en servicios basados en conocimientos”.

Indicó que “los flujos comerciales de la Argentina han disminuido en casi 50% durante la última década y cayeron al 26% del PBI en 2016, ligeramente por encima de 23% alcanzado en 1998”. Asimismo, el informe elaborado a pedido del Gobierno argentino indicó que la inversión extranjera directa en la Argentina es reducida, con flujos de 2% del PBI entre 2000 y 2015, por debajo del promedio regional.

"Los stocks de inversión son relativamente reducidos aunque en adelante esa situación empieza a cambiar”, afirmó. Reis observó que “el arancel promedio de importación de Argentina sigue siendo bastante alto, de 13,6%, similar al de Brasil pero por encima de países comparables”.

No obstante, destacó que “medidas importantes han sido tomadas desde 2016 como reducción de impuestos a la importación, sustitución de las DJAI por el SIMI y se aceleraron las negociaciones de nuevos acuerdos comerciales con la Unión Europea y Alianza Pacífico”. Por su parte, el director del Banco Mundial para la Argentina, Paraguay y Uruguay, Jenko Hentschel, señaló que “el mundo hoy es complejo, en la asamblea de la OMC el proteccionismo es más fuerte que hace un año y medio”.

"Hay reformas que podrían tener un impacto muy fuerte para la gente, para los trabajadores y la población que está obteniendo su fuente de ingreso de los empleos”, indicó. Sin embargo, Hentschel subrayó que “hay una transición, la manera gradual en que Argentina está haciendo las reformas lo apoyamos completamente”.