El Banco Central dispuso la creación de una Clave Virtual Uniforme (CVU), que permitirá la identificación y trazabilidad de transferencias de fondos que se realicen entre cuentas a la vista cuando, como mínimo, una de ellas pertenezca a una empresa proveedora de servicios de pago.

De esta forma, busca facilitar la interoperabilidad entre cuentas a la vista y servicios de pago como Pim, Mercadopago y tarjeta Ualá, entre otros. Al igual que el CBU los usuarios tendrán Alias y los bancos tienen 120 días para tener operativas esas transferencias.

"Esto va a permitir que una persona que tiene una tarjeta prepaga pero no una cuenta bancaria pueda recibir un pago de un bancarizado dándole un alias que va a estar en la misma base de datos", explicó ayer el vicepresidente del BCRA, Lucas Llach. "Argentina va ser el primer país del mundo que va a tener un sistema de transferencias inmediatas entre lo bancario y lo no bancario", agregó.