El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró considerablemente su perspectiva de crecimiento para Brasil, el principal socio comercial de la Argentina, pasando de 1,5% a 1,9 su estimación sobre el PBI para 2018. En su revisión de expectativas presentada ayer en Davos, el organismo también mejoró su proyección del 1,9% al 2,3% para México, a partir de la previsión de una mayor demanda estadounidense.

En ese contexto, el Fondo Monetario actualizó sus proyecciones de crecimiento y las elevó a nivel global a 3,7% en 2017 y a 3,9% para este año y el próximo, valores apuntalados por la reforma impositiva en Estados Unidos y las mejoras en Europa y Asia.

Según el informe, la economía mundial prosigue su fortalecimiento: el PBI global se estima creció 3,7% en 2017, con lo que el Fondo elevó 0,1 punto porcentual la anterior proyección de octubre por la mejora general a nivel internacional, pero con énfasis en Europa y Asia.

Las estimaciones de crecimiento mundial para 2018 y 2019 fueron revisadas al alza en 0,2 puntos porcentuales hasta 3,9%, modificación que refleja la aceleración global y las expectativas de la recientemente aprobada reforma impositiva en Estados Unidos, que se espera estimule la actividad, de acuerdo con el World Economic Outlook presentado ayer en Davos, Suiza.

En Latinoamérica, se espera que la recuperación se consolide, con 1,9% en 2018 (mismo valor que la anterior medición) y 2,6% en 2019 (una mejora de 0,2 puntos porcentuales), basada en un mejor panorama para México a partir de una mayor demanda estadounidense y una recuperación más firme en Brasil.

El organismo precisó en su informe datos de algunos países y por áreas geográficas, pero Argentina no figuró en las menciones.

Entre las economías avanzadas, la estimación para Estados Unidos fue elevada del 2,3% al 2,7% este año y de 1,9% a 2,5% el próximo.