Una misión del Fondo Monetario Internacional ( FMI) inició hoy oficialmente en el país la auditoría del Artículo IV, que incluirá una evaluación de las reformas anunciadas por el presidente Mauricio Macri.

La delegación está encabezada por el italiano Roberto Cardarelli y en una primera etapa habrá reuniones técnicas, para luego profundizar cada tema con los ministros del área respectiva involucrados en la revisión.

Los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Finanzas, Luis Caputo, tienen apuntadas reuniones la semana próxima, ya que se estima que el trabajo de la misión demandará al menos 15 días. También se encontrarán con el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.

El trabajo del FMI en esta oportunidad estará teñido de un tinte particular dado que el Gobierno anunció el envío al Congreso de una serie de medidas que modificarían el escenario macroeconómico.

De allí que los técnicos del FMI saben que se llevarán más que nunca un panorama teórico de la situación en la Argentina y cualquier definición que volcarán en el documento que redacten deberá ser en potencial, a la espera de ver cómo salen las leyes del Congreso.

El Gobierno pretende una modificación en la fórmula para ajustar las jubilaciones, más vinculadas a la inflación, una de las modificaciones que con más insistencia reclama el FMI.

Asimismo, se deberá evaluar en la ecuación fiscal el impacto de la suba de tarifas en el transporte público, que de acuerdo con versiones extraoficiales hacia fin de 2018 sería de 150 por ciento acumulado.

De la magnitud de la reducción del déficit dependerá el nivel de endeudamiento que deberá afrontar el país en los próximos años y de allí la sustentabilidad del actual marco económico.

El FMI elevó su previsión de crecimiento para la Argentina a 2,5 por ciento durante 2017 en la presentación de su última evaluación regional.