El Fondo Monetario Internacional ( FMI) apoyó la decisión del Banco Central de dejar fijo hasta fin de año el límite de no intervención en el mercado cambiario -en un piso de $39,75 y un techo de $51,45- y abstenerse de comprar divisas hasta el 30 de junio próximo, en el caso de que la cotización del dólar perfore el límite inferior.

"Recibimos de manera positiva los cambios en los parámetros del esquema anunciado hoy", sostuvo el portavoz del organismo multilateral, Gerry Rice, en un comunicado de prensa.

El directivo dijo que "la inercia inflacionaria sigue siendo un desafío difícil para las autoridades argentinas", al tiempo que volvió a enfatizar que el "esquema de política monetaria actual está diseñado adecuadamente para enfrentar este desafío".

"Junto con la reciente decisión de extender el crecimiento monetario de base cero a noviembre, estos cambios deberían ayudar a anclar las expectativas de inflación", agregó.

Por su parte, en el marco de la presentación del Informe de Política Monetaria (IPOM) de abril, al ser consultado por la prensa respecto a si el FMI dio su aval a esta medida de manera previa, el titular del Banco Central, Guido Sandleris, dijo que la semana pasada -durante el viaje a Washington para participar de la Asambela del FMI y el Banco Mundial- conversó sobre esta cuestión con los directivos de la entidad.

"Hemos conversado de esto en mi último viaje a Washington", sostuvo Sandleris. La decisión del Banco Central de incrementar el sesgo restrictivo de la política monetaria fue dada a conocer esta tarde, luego de que el Indec informara que la inflación de marzo fue de 4,7%.