El Fondo Monetario Internacional (FMI) envió ayer un mensaje a los ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales del G20 que se reunieron en Buenos Aires, y les propuso aplicar las políticas necesarias para alcanzar un "crecimiento más alto, pero más inclusivo" de sus economías.

El Fondo emitió un informe sobre perspectivas globales y desafíos políticos, donde subrayó que "la coyuntura actual ofrece una ventana de oportunidad para impulsar políticas y reformas que protejan la recuperación y eleven el crecimiento a mediano plazo en beneficio de todos".

"Fortalecer el potencial para un crecimiento más alto y más inclusivo", resultó una de las principales directivas incluidas en el informe.

Advirtió que "dado que el crecimiento inclusivo sigue siendo difícil de alcanzar en muchos países y la creciente preocupación por los cambios tecnológicos y la globalización, esto podría fomentar políticas orientadas hacia el interior, lo que perturbaría el comercio y la inversión".

Al respecto, el FMI propuso "fomentar la cooperación" entre países, y sostuvo que "se debe dar prioridad a mantener el impulso de la reforma financiera y regulatoria y evitar retrocesos en los progresos realizados".

Subrayó que "las economías emergentes deberían monitorear las exposiciones a la deuda en moneda extranjera", y puntualizó que "sobre la base de los esfuerzos recientes, China debería seguir controlando el crecimiento del crédito y abordando los riesgos financieros".