El Fondo Monetario Internacional (FMI) consideró que las negociaciones paritarias serán la clave para que el Gobierno pueda cumplir con la meta de inflación de este año de 15% y estimó que este año la economía crecerá 2,5%, lo marcará una desaceleración respecto a 2017.

"Se prevé que el crecimiento disminuya algo en 2018 por la contención fiscal y monetaria, mientras que la inflación seguiría en baja -suponiendo que haya moderación salarial-, y la reducción del déficit fiscal debería contribuir a contener la apreciación del peso y el deterioro de la cuenta corriente", agregó el reporte firmado por el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner. La revisión al alza de los resultados de 2017, mejoró el anterior cálculo presentado en el World Economic Outlook de octubre, y se vio reflejada en que el "consumo se benefició del avance de los salarios reales y en que la inversión se aceleró, incluso en el sector privado". El ritmo de crecimiento de 2019, estima el organismo será de 2,8%.

En conferencia de prensa, Werner evaluó que "las negociaciones salariales van a ser muy importantes" este año para la meta inflacionaria.

El consumo "se benefició del avance de los salarios reales, la inversión también se aceleró, incluso en el sector privado, por lo que se espera que el año pasado termine con una expansión de 2,8%", fue el diagnóstico del organismo. Werner también hizo referencia al déficit fiscal primario: consideró que "debería contribuir a contener las presiones de apreciación del peso y el deterioro de la cuenta corriente".