El Gobierno nacional tomó nota de la crisis cambiaria y reajustó sus variables, con eje en los reclamos que se multiplicaron al interior de la industria. El cambio dialéctico ante los empresarios sorprendió ayer en la inauguración de la Exposición de Parques Industriales bonaerense (EPIBA), en donde el jefe de Gabinete del Ministerio de Producción, Ignacio Pérez Riba, reconoció que existe una “sensación de un equilibrio frágil con crecimiento bastante dispar” en el sector fabril.

La concesión del funcionario, mano derecha del ministro Francisco Cabrera, llegó luego de que el presidente de la UIPBA, Martín Rappallini, se lamentara por la “alta tasa de infl ación y por ende una elevada tasa de interés por los próximos dos años” que dejó la corrida cambiaria.

En ese sentido, el líder fabril señaló que hubo “muchos países que convivieron con infl ación algunos años, pero que tomaron la decisión de promocionar las tasas para la producción”. Así, dejó claro que el crecimiento de los costos y la falta de crédito generaron un frente confl ictivo para el desarrollo industrial. “El desafío de Argentina es multiplicar nuestras exportaciones con valor agregado, generar más empleos de calidad, más tecnología y más innovación. Cuanto más crezca la industria, más van a crecer nuestro país y nuestros ciudadanos. Y estas crisis desaparecerán”, enfatizó Rappallini.

Ante un público de empresarios industriales, Pérez Riba esquivó el protocolo y les habló con una sinceridad inusitada. “Si después de los últimos 20 años de la Argentina, ustedes siguen con ganan seguir invirtiendo, de seguir generando empleo y de seguir apostando, ustedes se merecen el aplauso”, afirmó.

El funcionario nacional admitió que la elevada tasa de interés, que el Banco Central instaló en 40% de referencia, generó “incomodidad” entre los empresarios industriales. Por eso, el aplauso se lo llevaron los llevaron el subsecretario de Compre Argentino, Sergio Drucaroff, el presidente del BICE, Pablo García, y la titular del Fogaba, Magdalena Aguerre, quienes presentaron una nueva línea de crédito a 15 años, con un techo del 20% de tasa de interés, fija y en pesos por los primeros 5 años, destinada a la financiación de empresas que planifiquen instalarse en parques industriales o que quieran invertir en emprendimientos existentes.

“Los pronósticos de la infl ación nos generaron un problema grande. Por eso, la mayor corrección que hará el Gobierno es para no estar ni a un metro de distancia de la realidad”, admitió una fuente oficial a BAE Negocios, como muestra de nuevos tiempos que los empresarios industriales esperaban para evitar un nuevo “relato” oficial.