El Gobierno anunció una serie de medidas destinadas a llevar alivio a los sectores más vulnerados por la crisis económica que azota al país y si bien logró mostrar poder de reacción ante el conflicto, las herramientas utilizadas dejaron "sabor a poco" entre los empresarios y ejecutivos de empresas tildaron de "electoralista" el avance, alertaron por medidas de "demagógicas de control" y descartaron que sienten un piso para la reactivación del consumo y la producción.

El anuncio tuvo dos formas de comunicación, y se fue completando en partes durante la tarde de ayer. Primero fue un video comunicado por Casa Rosada en donde el presidente Mauricio Macri justificaba la necesidad de aliviar la crisis (ver página 15), y luego a partir de explicaciones técnicas por parte de ministros y funcionarios de distintos rangos. Ese inicio generó confusión entre los dueños de empresas, incluso aquellos con los que se negoció la paz inflacionaria en 60 productos de la canasta básica.

El plan anticrisis contiene un congelamiento de los tarifazos, que sin embargo se completarán casi sin medias tintas. "Anunciar medidas que no son reales sólo demuestra desesperación, porque el gas mantiene el aumento previsto, y el agua no está en el paquete y tendrá la remarcación prevista", advirtió un ejecutivo de una empresa industrial.

Se renovó la línea de créditos Anses con montos con una tasa de interés del 40% anual

La aplicación de un plan de pagos de la Afip fue uno de los puntos más festejados, ya que implica un alivio en la presión tributaria. "Es muy bueno el anuncio de la moratoria porque es un alivio para las pymes", afirmó a BAE Negocios el presidente de la Unión Industrial Argentina ( UIA), Miguel Acevedo, quien sin embargo alertó que "faltan las medidas que den soluciones a largo plazo".

"Es positivo contar con un paquete de medidas que apunte a dinamizar el consumo. Es importante que algunos productos de primera necesidad en el contexto actual que tenemos pueda estar frenando la suba de inflación. Debería ser más amplio, porque alcanzar sólo algunos de cada sector puede tener alguna inconsistencia", afirmó el jefe de los industriales, quien dijo que si bien el plan genera "mayor capacidad de consumo a los sectores afectados", se trata de una medida "coyuntural".

Otro de los integrantes de la mesa fabril, el salteño José Urtubey catalogó de "paliativas" a las medidas aunque les dio la "bienvenidas porque todo suma", aunque advirtió que "las de fondo quedan pendientes".

En tanto, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) mostró su "acompañamiento" a los anuncios presidenciales aunque aclaró que "no cree en arbitrarios congelamientos de precios que han mostrado su ineficacia". Sin embargo, señaló que "los acuerdos voluntarios son una herramienta que, en circunstancias como las actuales, colaborará con la lucha antiinflacionaria y la reactivación de la economía, complementando los esfuerzos que se realizan desde los frentes fiscal, monetario y cambiario".

La entidad mercantil fue la única que mostró expectativas de reactivación a partir del plan de contingencia. Para eso, dijo que "es importante que desde el sector público también se haga un aporte en este sentido", y sostuvo que "para generar dinamismo en la actividad económica en general, especialmente en el sector Comercio, resulta clave el estímulo que desde la política pública se le pueda dar al consumo".

El plan anticrisis contiene el acuerdo de precios de 60 productos esenciales, la venta de cortes de carne a $149 el kilo en la feria minorista del Mercado Central y frigoríficos, el congelamiento de tarifas de servicios públicos hasta fin de año, plan de pago de hasta 60 cuotas de la deuda previsional e impositiva, y créditos para beneficiarios de Anses.