El Gobierno desdobló el aumento del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) para aminorar su impacto a sólo 10 días de las elecciones primarias. De esta manera, en agosto el gravamen de las naftas se incrementa en 3,1%.

En un principio, había una suba prevista para julio de 11,8 por ciento, en base a las correcciones tarifarias que se concretan cada tres meses. Sin embargo, para no imponer un incremento tan fuerte sobre el ICL y mitigar su impacto sobre la inflación sólo se subió un 3,9% el mes pasado.

Con este panorama, se esperaba una corrección tarifaria del 7,9% para compensar el aumento durante agosto, pero, para evitar afectar el bolsillo por demás a pocos días de las PASO, se redujo a 3,1 por ciento. Sin embargo, el resto de la suba que todavía no se concretó se aplicará más adelante en un nuevo desdoblamiento.

Así se estableció en el decreto 531 de combustibles, en donde se remarca que "resulta conveniente prever una mayor gradualidad, determinando que el incremento total en los montos del impuesto originado en la actualización de que se trata, surta efectos para los hechos imponibles que se perfeccionen desde el 1° de septiembre de 2019, inclusive".

Según se detalla en el decreto, la medida llevará a un incremento del impuesto de $0,31 por litro para las naftas, solvente y aguarrás (con lo cual pasarán de $10,33 a $10,64) y de $0,191 por litro para el gasoil, diésel y kerosene (que pasa de costar $6,37 a $6,56).

De todas formas, dado que esto se trata de un aumento al impuesto de combustibles, quedará en las empresas petroleras trasladar esto a los precios que pagan los consumidores o absorber el costo.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos