El gobierno nacional destrabó en sólo una semana los fondos destinados a construir las represas de El Tambolar en San Juan y Portezuelo del Viento en Mendoza. En el primer caso, mediante la adjudicación del proyecto al consorcio ganador por US$482 millones, un 50% menos a lo presupuestado inicialmente. En cuanto al segundo proyecto, se trata de una jugada arriesgada, con un claro objetivo político más que económico, ya que el Ejecutivo compensará al gobernador Alfredo Cornejo con US$1.023 millones mediante bonos, en el marco de las negociaciones del PRO con la UCR de cara a las candidaturas electorales.

Mientras en el sector de la construcción consideraron como una "muy buena noticia" el inicio de la segunda y última etapa para la hidroeléctrica sanjuanina y esperan que la firma del contrato se realice a principios de julio, Portezuelo quedó en la mira por ciertas desprolijidades que tiñeron el llamado a licitación desde un comienzo.

El llamado a licitación se demoró un año por el intento de hacerla mediante PPP

La represa mendocina tiene origen en una deuda que mantenía la Nación con esa provincia, a partir de un fallo de la Corte Suprema que estipuló un pago de US$350 millones. En el 2007, el en ese entonces gobernador Julio Cobos desistió de cobrar esa suma a cambio de ir como candidato a vice de Cristina Kirchner y la promesa de la construcción de esa obra.

Portezuelo quedó en el olvido, pero se retomó con la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada. Por las varias marchas y contramarchas por la modalidad de la licitación, -originalmente iba a ser mediante un contrato de obra pública tradicional, luego se evaluó hacerlo mediante PPP para finalmente descartar esa opción-, el proceso de demoró un año. Sin embargo, el acuerdo firmado el jueves entre Cornejo y los ministros Nicolás Dujovne y Rogelio Frigerio es como mínimo vidrioso.

La Rosada informó que "el Gobierno girará a Mendoza US$1.023 millones de dólares, mediante bonos de cancelación de deuda", aunque no detalló bajo qué condiciones emitirá esos títulos.

"Lo que se firmó es como un cheque en blanco, construir una represa con bonos sería un dolor de cabeza enorme", cuestionó una fuente del sector.

Según pudo averiguar este medio, la decisión generó ruido dentro del propio Gobierno, a tal punto que el presidente Mauricio Macri en su momento había cuestionado la idea de compensar a Mendoza mediante un título público.

"¿Cómo que vamos a emitir un bono? No me parece", había dicho el presidente durante una reunión en la que se trató el tema.

Los cuestionamientos también llegaron por parte de La Pampa, que mantiene una pelea histórica con Mendoza. La provincia considera que debe poder hacer uso de parte de el recurso y ya advirtió que va a impugnar el proceso en la justicia.

"En cuanto Mendoza resuelva el llamado a licitación lo vamos a impugnar judicialmente", adelantó el procurador general de Rentas de La Pampa, Hernán Pérez Araujo, quien cuestionó al Gobierno nacional por no saldar la deuda de $4.000 millones que tiene con su provincia. "Entendemos que representa el adelanto del resultado del laudo presidencial" solicitado por el gobernador Carlos Verna en el estudio de impacto ambiental, que el distrito rechazó.

El propio Presidente había cuestionado que se emitiera un bono para saldar la deuda

Entre los críticas al giro que le hará el Ejecutivo a Cornejo mencionan que el precio de la deuda y de la obra originalmente sumaba US$350 millones, por lo que de ninguna manera se explica que la compensación supere los US$1.000 millones.

Asimismo, el convenio no establece plazos para la construcción de la obra, algo para nada frecuente para ese tipo de gasto, y tampoco obliga al mandatario provincial a destinarlos exclusivamente a esa represa, sino que también puede utilizarse en alguna otra obra hidroeléctrica que considere conveniente.

Por eso la lectura que circulaba entre los empresarios del sector es que se trataba de una compensación a Cornejo luego de la designación de Miguel Ángel Pichetto como candidato a vice de Macri. "Se lo dan a él porque es el radical más duro", evaluaban en el sector.