El Gobierno nacional estima que desde el año que viene dejaría de emitir deuda en el mercado internacional para financiar el déficit primario. Una vez que el desequilibrio fiscal alcance el 2%, esa brecha podrá ser financiada enteramente en el mercado local.

Según afirmó el jefe de asesores del Ministerio de Hacienda, Guido Sandleris, en una entrevista ante BAE Negocios y otros medios en su oficina en el Palacio de Hacienda, "en lo que va del año ya se colocó poco más de la mitad de la deuda que necesitamos este año en el mercado internacional". "Con la suba de tasas en Estados Unidos vamos a tener que pagar un poco más de tasa, es cierto pero el costo es acotado. Argentina decidió ser precavido y por eso salió al mercado en enero", explicó el funcionario. El 4 de enero, el Ministerio de Finanzas anunció la colocación de 9.000 millones de dólares en tres bonos con tasas de entre 4,625% y 6,875%, cuando los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años rendían 50 puntos básicos menos que en la actualidad.

Según explicó Sandleris, más allá de la vulnerabilidad externa que ven algunos analistas ante la necesidad de cobertura del déficit primario, el Gobierno podría dejar de financiarse en el exterior cuando el rojo fiscal esté "cerca del 2%". "A partir de ese momento el resto puede ser cubierto en el mercado local", estimó el jefe de asesores de Dujovne, que calculó que podría comenzar a suceder desde "el año que viene". "Si sumamos el déficit que financiamos hasta ahora y lo sumamos con el que resta financiar hasta 2021, más de dos tercios ya fue cubierto", ejemplificó. El ministro Luis Caputo había afirmado el año pasado durante la presentación del Presupuesto que la intención era lograr desde este año que el 60% de la cobertura del déficit primario provenga desde el mercado doméstico. El programa de este año prevé necesidades financieras por 30.100 millones de dólares y 26,1 millones en 2019.

Para Sandleris la toma de deuda (y la venta de esos dólares posteriormente en el mercado para hacerse de pesos) no afecta el tipo de cambio en el mediano plazo. "En términos generales, no va a afectar el tipo de cambio promedio que vos vas a ver en los meses siguientes. En el corto plazo hay efecto en el precio del dólar porque es un mercado poco profundo. Lo que podemos hacer en ese caso es vender esos dólares de forma gradual. Lo que importa a fin de cuentas lo que te determina la paridad es cuánto rinden los pesos, cuánto los dólares y cuánto es la depreciación esperada", explicó.

Respecto al stock de deuda, Sandleris relativizó su peso ya que calcula que el porcentaje respecto al producto bruto bajará desde 2020. "Sabíamos que para una transición hacia el equilibrio fiscal debíamos endeudarnos y seguiremos en ese camino, en forma decreciente, hasta el 2020, cuando de acuerdo a nuestras proyecciones comenzaremos a revertir la curva desde 36% de deuda con el sector privado y organismo (sin contar deuda intra sector público), un promedio aún menor que muchos países de la región", consideró.