El Gobierno se comprometió ante las provincias a habilitar operaciones de endeudamiento en 15 días hábiles desde que la gobernación solicite la autorización ante el Ministerio del Interior. De acuerdo a la reglamentación prevista para la nueva ley de Responsabilidad Fiscal, que busca contener el crecimiento del gasto primario y limitar el ratio de deuda en los distritos, el trámite ingresará a la Secretaría de Provincias y pasará por los ministerios de Hacienda y Finanzas antes de ser aprobado.

Durante mucho tiempo la demora de la Casa Rosada en habilitar las salidas al mercado de gobiernos provinciales provocó quejas de los gobernadores, que tenían que dejar pasar buenas oportunidades en el mercado para colocar títulos públicos. Si bien en el último tiempo desde las provincias afirmaron que el proceso fue acelerándose, los gobernadores quisieron asegurarse de que exista un compromiso por escrito en el marco de la ley fiscal aprobada por el Congreso a fines del año pasado para que la administración nacional diera luz verde a las operaciones de endeudamiento en un plazo de un mes, tal como fue propuesto por algunas provincias.

Finalmente, en una carpeta metodológica entregada a las provincias el jueves pasado en la reunión del Comité del Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal, el Gobierno nacional confirmó que pondrá un plazo máximo de 15 días hábiles desde que las provincias presentan la documentación necesaria hasta que se habilita la operación. "La Secretaría de Provincias deberá decidir sobre la autorización en el plazo de 15 (quince) días hábiles contados a partir de completar la información requerida por este artículo. Momento que deberá ser notificado fehacientemente a la jurisdicción. Transcurrido el plazo de 15 días desde la notificación, sin expedirse, se tendrá por autorizado el pedido", afirma la nota metodológica girada a los gobernadores.

Antes de habilitar la toma de deuda, la Secretaría de Provincias, encabezada por Alejandro Caldarelli, constatará si la provincia cumple con el indicador tope de endeudamiento fijado por la misma ley (los intereses de deuda no pueden superar el 15% de los ingresos corrientes sin contar los giros de coparticipación a municipios) y si luego de la emisión de ese instrumento ese indicador no caería en el incumplimiento. El trámite será girado a los ministerios de Hacienda y Finanzas, que formalizarán la autorización mediante una resolución.

Respecto al indicador de nivel de endeudamiento, la reglamentación de la ley fiscal ofrecerá una "ayuda" a las provincias, ya que permitirá descontar del cálculo de la deuda pública aquellas emisiones de tesoros provinciales que no excedan el ejercicio financiero. Tres provincias patagónicas se encontraban, de acuerdo a un informe del Consejo de Responsabilidad Fiscal, al límite del incumplimiento de este indicador de nivel de deuda. El índice de Chubut, que hace un mes anunció que refinanciará algunos de sus bonos, se encontraba el año pasado en 14,6%. Río Negro ocupó el segundo lugar con 14%, mientras que Neuquén completó el podio con 13,6%. Más atrás aparecieron Mendoza (12,4%) y Buenos Aires (11%).