El Gobierno anunció hoy una serie de acciones con miras a fomentar la inversión público-privada, para destinar más de $1.000 millones en proyectos que potenciarán el desarrollo del capital emprendedor.

Estas acciones se realizarán con incentivos fiscales y a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo de Capital Emprendedor (Fondce). El proceso de inversión se canalizará en tres etapas: Fondo Semilla, Fondo Aceleración y Fondo Expansión, que formarán parte de un proceso de selección, y luego se anunciarán los ganadores en el Foro Argentino de Inversiones que se llevará a cabo el próximo 29 de noviembre.

"El Estado apalancará la inversión privada con distintos aportes de acuerdo a las características del Fondo, pero además prevemos la aplicación de distintos incentivos fiscales para los proyectos que se consoliden en el tiempo”, señaló el secretario de Emprendedores y Pymes, Mariano Mayer, durante una conferencia de prensa en la sede del Ministerio de Producción.

El funcionario destacó que esta iniciativa se inspiró en el “modelo israelí que arrancó a mediados de los años noventa, y multiplicó las inversiones de forma notable hasta estos días”. Mayer expuso los lineamientos centrales del plan de acción acompañado por la presidenta de la Asociación Argentina de Capital Privado, Emprendedor y Semilla, Marta Cruz. "Hemos alineado los objetivos de nuestra organización con los del Gobierno, queremos desarrollar el ecosistema de inversiones nacionales y extranjeras en la Argentina”, indicó Cruz.

El Fondo Semilla es un préstamo de honor que prevé asistencia financiera a emprendedores de hasta $250.000, a tasa cero, con seis años de plazo de devolución y uno de gracia. Si el proyecto no prospera el beneficiario no estará obligado a devolver el monto otorgado, con lo cual no deja de ser una apuesta y un incentivo para los emprendedores que dan sus primeros pasos. Luego se ingresa en un plano más sofisticado con el Fondo Aceleración, que contempla el desarrollo de emprendimientos de alto impacto a partir de la creación y el fortalecimiento de aceleradoras de base tecnológica, social o científica.

Para los proyectos de base tecnológica, por cada peso que se invierta en el emprendimiento recibirá el mismo monto con un tope de US$50.000. La inversión se duplicará por cada peso invertido en los emprendimientos científicos, con un tope de US$300.000, y en ambos casos la licencia prevé un plazo de cuatro años.

El Fondo Expansión, el más ambicioso de los tres, financiará y desarrollará emprendimientos innovadores de base tecnológica, de alto impacto y con mercados globales que tengan una operación relevante en la Argentina. El Gobierno destinará hasta US$12 millones por Fondo y por todo concepto, en tanto que el capital emprendedor deberá ser no menor a los US$30 millones, teniendo en cuenta la participación pública.