En un salón rebalsado de empresarios el Gobierno lanzó este jueves la primera etapa del Plan Público Privado de Inversión ( PPPI) para realización de obras de infraestructura con un fuerte reclamo de "transparencia" a los empresarios: "Seremos implacables si detectemos irregularidades", advirtieron los funcionarios.

Durante la presentación, el jefe de gabinete del Ministerio de Finanzas, Pablo Quirno, detalló algunos de los proyectos incluidos durante la Etapa 1, que serán destinados cuatro grandes sectores: energía; transportes; agua, saneamiento, vivienda y salud; justicia y educación.

Quirno enumeró algunos de los proyectos y explicó que entre la infraestructura para generar energía, se prevé la construcción de 7 lineas de transmisión, lo que "representará 3.000 kilómetros de extensión".
En plan de ahorro y eficiencia energética, Quirno detalló que, para el año próximo "nueve municipios de la provincia de Buenos Aires tendrán recambio de luminarias por luces led".

En referencia a las obras previstas en transportes, el jefe de gabinete anunció el tendido de alrededor de 680 kilómetros de vías entre Bahía Blanca y la localidad de Añelo, próxima al yacimiento Vaca Muerta y la construcción de una serie de puentes sobre el río Paraná.

En lo referente a salud, justicia y educación, el funcionario nacional anunció la construcción de complejos penitenciarios el año que viene (no precisó el número) y seis hospitales en la provincia de Buenos Aires y uno en Neuquén.

Por último, anunció la construcción del Acueducto Norte, una obra que que beneficiará a más de 2,6 millones de habitantes,con la construcción de plantas depuradoras de aguas en el conurbano bonaerense y el gran Rosario.

Un salón colmado
Hubo sorpresa en la respuesta que dieron los empresarios a la convocatoria del Gobierno, al unto que el Salón Argentino, del Centro Cultural Kirchner, quedó chico y obligó a los organizadores a improvisar un espacio paralelo con pantallas y sistema de audio en el primer piso del edificio en el que funcionó el Correo Argentino para que todos los presentes pudieran seguir los discursos en vivo.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, habló sobre el proyecto de infraestructura más "ambicioso" del país y afirmó que reiteró que el Poder Ejecutivo pretende “que sea también el plan de infraestructura con más transparencia de la historia".

"Retomo las palabras de Mauricio Macri de hace unos días en este espacio: estamos listos para protagonizar una etapa de futuro y desarrollo para Argentina", agregó el jefe de ministros..

El régimen apunta a "desarrollar proyectos en los campos de infraestructura, vivienda, actividades y servicios, inversión productiva, investigación aplicada y/o innovación tecnológica".

“Vamos a separar para siempre el concepto de que la infraestructura esté asociada con la corrupción”, afirmó. Y prometió: “Vamos a demostrar a los inversores que confían en nosotros que la Argentina puede ser un país cumplidor, que cumpla sus contratos, porque queremos ser un país global”.

También habló a los empresarios la titular de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso quien pidió a los presentes que denuncien hechos de corrupción en los procesos de contratación a través del mecanismo "Reporte de Alto Nivel" y les solicitó que pongan en marcha mecanismos que promuevan la transparencia dentro de las propias empresas.

"Vamos a ser implacables cuando detectemos irregularidades tanto en el ámbito público como el privado", anunció Alonso.

El ministro de Finanzas Luis Caputo definió el PPPs como un contrato a largo plazo entre el sector privado y el Estado e introdujo los aspectos comerciales del plan al hablar sobre "la oportunidad argentina y los PPPs como herramienta para saldar la deuda de infraestructura".

Caputo anunció propuestas de inversión en infraestructura por u$s 26.000 millones para los próximos tres años y medio y afirmó que se contemplan la realización de 60 proyectos en total, con ejes en l. transparencia, la simpleza y la homogeneidad.