El jefe de Gabinete, Marcos Peña, avanzó en una estrategia de seducción de los empresarios que supieron darle un fuerte espaldarazo a Cambiemos para su llegada a la Casa Rosada, pero que se distanciaron luego de la performance en materia económica que hundió en la crisis a gran parte de las firmas locales, por el derrumbe del mercado interno, la baja competitividad para enfrentar el comercio exterior y el pobre cumplimiento de los acuerdos macro en reformas fundamentales para el sector privado.

Esta semana, y de la mano del ministro de Producción, Dante Sica, cenó con un grupo reducido de la cúpula de la Asociación de Empresaria Argentina ( AEA), a donde revisten nombres como Luis Pagani de Arcor, Cristiano Rattazzi de FCA, Aldo Roggio del Grupo Roggio, Héctor Magnetto del Grupo Clarín y Paolo Rocca de Techint.

Si bien la reunión se mantuvo en un estricto secreto, fuentes consultadas por BAE Negocios señalaron que en el cónclave se repasaron las variables económicas, en donde los líderes empresarios manifestaron su preocupación por la situación económica y financiera. Sin embargo, a pesar de las críticas al manejo del equipo económico, la velada fue "distendida".

Entre los comensales ausentes estuvo el dueño de la hilandera más grande del país TN&Platex, Teddy Karagozián, quien si bien no es parte de la mesa chica de AEA, quedó marginado porque es "disruptivo" en las "formas en que presenta los temas de disenso", señaló una fuente consultada. Sucede que el industrial tomó una postura pública crítica ante la crisis incesante por la que atraviesa todo el sector productivo.

Un par de semanas atrás, el binomio Peña-Sica visitó a la UIA, en donde hubo una línea argumental que llevó el hilo conductor aún sin una agenda anterior. Los fabricantes tienen una gimnasia en el diagnóstico negativo de la situación que los llevó a coincidencias sin la necesidad de ponerse de acuerdo anteriormente.

"El mercado interno y la exportación son complementarios pero el valor agregado con estas retenciones son imposibles", le dijeron los empresarios a Peña, quien escuchó y contestó de manera "muy correcta" pero con una clara "visión política y no técnica-económica", señalaron otras fuentes consultadas.

"Nosotros tenemos que ganar la elección, no podemos cambiar nada ahora. Hemos hecho muchas cosas y no nos pueden juzgar solamente por esta situación", les dijo Peña a los empresarios, con una clara intención de admitir los errores pero con un pedido para renovar el respaldo clave que le permitió a Mauricio Macri llegar a la Casa Rosada hace casi cuatro años atrás.

No hubo tensiones, pero algo quedó claro: "Nosotros le hablamos en términos económicos, pero el Gobierno te contesta en clave electoral".

Más notas de

Ariel Maciel

La UIA asume las expectativas aún cuando pronostica una crisis extendida

La UIA asume las expectativas aún cuando pronostica una crisis extendida

Industriales piden al Gobierno detener el golpe importador

Anteojos sin control

Luego del piso de la crisis, la industria se estabiliza

Las electrointensivas esperan utilizar capacidad instalada

Por la primarización, el superávit comercial fue de US$2.445 millones

Superávit comercial por US$2.445 millones

Extenderán el bono fiscal para metalúrgicos

Extenderán el bono fiscal para metalúrgicos

El Gobierno le prometió a la UIA reactivar el crédito apenas renegocie la deuda

Titulares de la UIA llegando al encuentro

El Gobierno apuesta a la recuperación de las pymes, que ahora esperan por créditos

En la UIA esperan créditos

Las fábricas le encontraron piso a la crisis del empleo

Preocupa la inactividad fabril

Kulfas prometió medidas para recuperar a la industria y Rocca habló de confianza

El ministro y el empresario cerraron el 18° Seminario ProPymes

El círculo rojo pasó de la desconfianza a la necesidad de la participación de Cristina Kirchner

El círculo rojo pasó de la desconfianza a la necesidad de la participación de Cristina Kirchner