Desde que la Argentina regresó a los mercados internacionales de deuda en el 2016, el Gobierno lleva desembolsados u$s63,1 millones en concepto de comisiones a los bancos por las ocho colocaciones realizadas desde ese entonces, en las que se emitieron bonos por u$s43.687 millones.

De acuerdo al último informe de Jefatura de Gabinete presentado en el Congreso, la entidad que más dinero recibió por estos servicios fue el HSBC, que sumó u$s11,8 millones en las cuatro participaciones que tuvo a lo largo de estos dos años: una en el primer año de mandato de Mauricio Macri, dos en 2017 y otra en 2018, la última que pudo efectuar el Ejecutivo antes de la "turbulencia" financiera que cambió el escenario económico del país.

En el segundo puesto de la lista tras el HSBC aparece el Deutsche Bank, de donde proviene Luis "Toto" Caputo, actual presidente del Banco Central y ex ministro de Finanzas que, de hecho, fue quien estuvo a cargo de la totalidad de estas emisiones. La entidad de origen alemán embolsó u$s10,9 millones, al participar de la mitad de las operaciones en el mercado internacional.

En tercer lugar quedó el Citi, al sumar u$s9,4 millones: estuvo en las últimas tres emisiones, en la del pago a los buitres y la de enero de 2017, las más suculentas de todas. En la misma situación se encuentra el Santander, aunque en este caso le pagaron un poco menos u$s8,1 millones.

Por su parte, el JP Morgan cobró u$s7 millones. Figura sólo en las colocaciones más grandes de 2016 y 2017.

Asimismo, el BBVA estuvo en cinco oportunidades lo que le permitió hacerse de u$s5,9 millones mientras que el UBS lo hizo en dos, y cobró u$s2,8 millones.

Por último, hay cinco entidades que en su conjunto se llevaron menos del 10% del total de las comisiones. Son Nomura, Morgan Stanley, BofA Merrill Lynch, BNP Paribas y Credit Suisse, que sumaron u$s6,1 millones en dos años.

Durante la gestión Cambiemos, hubo una primera salida al mercado externo por u$s16.500 millones para saldar el conflicto judicial con los fondos buitre en abril, por la que se pagó u$s29,7 millones en total, es decir el 0,18%, seguida de otra por u$s2.750 millones en julio (u$s3,3 millones ó 0,12% de comisión) y u$s2.500 millones en euros en octubre (u$s3 millones o 0,12% por los servicios), todo en el primer año de la presidencia de Macri. En 2017 se emitieron u$s9.000 millones en enero (se desembolsaron a los colocadores u$s8,4 millones, el 0,12%), 400 millones en francos suizos en abril, por el que los bancos se quedaron con u$s1,2 millones (el 0,3%), otros u$s2.750 millones en junio, operación que le dejó a las entidades u$s3,3 millones (el 0,12%) y u$s2.750 millones en euros en noviembre (labor cotizada en 3,3 millones o 0,12%).

En tanto, en 2018 fueron "sólo" u$s9.000 millones. Después de esa colocación, el grifo de dólares se cerró para el Gobierno, que debió acudir al Fondo Monetario Internacional en busca de financiamiento. Por medio de esta última colocación, los bancos recibieron una tajada de u$s10,8 millones, lo que arroja un porcentaje de 0,12%, en línea con las anteriores.