El Gobierno Nacional le propuso a los gobernadores coparticipar el 100% de lo recaudado por el impuesto a las Ganancias para compensar a Buenos Aires por el Fondo del Conurbano. De esta manera, María Eugenia Vidal retirará el reclamo por esos recursos que había presentado ante la Corte Suprema.

Fuentes oficiales explicaron a BAE Negocios que el presidente Mauricio Macri le ofreció a los mandatarios provinciales durante la reunión de hoy derogar el artículo 104 de la ley de Ganancias, que establecía que el 36% obtenido con este tributo no era coparticipable.

Hasta ahora 10 puntos porcentuales de ese 36% componían el fondo del Conurbano, con un tope de 650 millones para Buenos Aires, mientras que la masa restante se repartía entre el resto de los distritos de acuerdo a los coeficientes de coparticipación. Justamente, el reclamo de Vidal -que esta semana fue recibida por el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti- era para que se actualizara ese tope y pudiera recibir más recursos en detrimento del resto de las jurisdicciones.

Luego, se destinaba un 4% a provincias con necesidades básicas insatisfechas, con Salta, Misiones y Corrientes a la cabeza, un 20% a la Anses y el restante 2% a Aportes Tesoro Nacional.

En el Gobierno explicaron que ahora este 36% ingresará en su totalidad a la masa coparticipable, aumentándola en $230.000 millones. Así, Buenos Aires se haría con $20.000 millones más, “cifra que se incrementará de manera gradual en los años subsiguientes”, explicó la Rosada en un comunicado.

En tanto, la Anses, que con esta medida perdería el equivalente al 20% de Ganancias, compensaría esos recursos con el impuesto al cheque, que el Ejecutivo propuso transferir en su totalidad al organismo previsional (hoy el porcentaje está en 70%).

El único interrogante que surge es que en la reforma tributaria la Rosada propuso que el impuesto al cheque pueda tomarse a cuenta de Ganancias hasta llegar gradualmente al 100%, lo que podría mermar los ingresos de este tributo.