El Gobierno nacional terminará de recibir este mes los 20.000 millones de pesos transferidos por el Banco Nación, tal como fue aprobado para el Presupuesto de este año. En marzo los ingresos al fisco por los giros desde la entidad pública fueron $15.000 millones, mientras que fuentes oficiales afirmaron que durante abril completará con los restantes $5.000 millones, que servirá como un ingreso extraordinario al Gobierno nacional para la cumplimiento de la meta de reducción de déficit fiscal.

La incorporación de ese artículo en la ley de Presupuesto había generado rispideces entre las autoridades del Nación, lo que terminó incluso con las renuncias del vicepresidente Enrique Vaquié y los directores Luis Ribaya y Alejandro Henke. Las negociaciones entre Hacienda y el banco tuvieron lugar a principio de año y se determinó que los 20.000 millones se paguen en dos cuotas. Una ya fue depositada en el Tesoro por 15.000 millones, y que ayudó en marzo a reducir el déficit primario, y la segunda tendrá lugar este mes. Desde el Banco Nación habían afirmado que la transferencia de utilidades no pone en riesgo "la solvencia" de la entidad.

El giro de fondos del Nación hacia el Tesoro, de todas formas, no será un hecho extraordinario sino que podrá continuar en el futuro gracias a la modificación en la carta orgánica, que en su artículo 5 ahora reza que "de las utilidades líquidas y realizadas que resulten al cierre del ejercicio una vez efectuadas las amortizaciones y deducidos los castigos provisionales y previsionales se destinará: el porcentaje que fije la autoridad competente para el fondo de reserva legal; el porcentaje que establezca el directorio, que no podrá superar el 20%, al Tesoro nacional; y el remanente a aumentar el capital y a los demás fines que determine el Directorio".

El aporte del Banco Nación ayudó al Gobierno a sobrecumplir la meta trimestral de rojo fiscal. En marzo, por ejemplo, el rubro "rentas de la propiedad", que incluye ganancias de los plazos fijos que hace el Tesoro, aumentó en la comparación interanual 325% y aportó 25.300 millones de pesos. Y considerando los tres primeros meses, el Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Anses giró 14.800 millones de pesos (210% más que el mismo tramo del año pasado).

El sobrecumplimiento de la meta fue en total de 31.000 millones de pesos, y también estuvo apoyado en el recorte de subsidios, que cayeron 20,3%.

Respecto al déficit financiero, que aumentó más de 100% por la emisión de bonos de enero de 2017 que disparó grandes pagos de intereses en la primera parte del año, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne afirmó que "es el resultado de una mayor concentración en el primer trimestre del año como consecuencia de la estrategia de prefinanciamiento desarrollada. El monto de intereses pagados es equivalente a 21% del presupuesto anual de intereses, nivel similar al del resto de los gastos", dijo el ministro.

Las provincias también registraron un aumento en sus ingresos, que fue claramente superior al ritmo de Nación (44,4% contra 16,1%). De acuerdo a fuentes de Hacienda, se trata del efecto de las transferencias del Consenso Fiscal (principalmente Buenos Aires) y la continuidad del programa de devolución paulatina de la tajada de coparticipación que antes se destinaba a Anses. Las transferencias corrientes a provincias, por el contrario, decrecieron 3,5% en términos nominales.