Mientras el presidente Mauricio Macri expresó ayer que su par electo de Brasil, Jair Bolsonaro, quiere avanzar en el acuerdo Mercosur- Unión Europea, ambos bloques mantendrán una reunión técnica entre el lunes y jueves de la próxima semana, en Montevideo, para intentar un consenso más sólido, que permita la firma de un acuerdo de libre comercio en el 2019.

En conferencia de prensa, Macri se refirió a una comunicación que mantuvo con Bolsonaro, en días previos a la cumbre del G20, donde el futuro mandatario de Brasil le adelantó que espera avanzar con las negociaciones, aunque no se sabe con certeza qué postura adoptará en todos los capítulos de las conversaciones. Fuentes del Mercosur informaron anoche a BAE Negocios que del 10 al 13 de diciembre, habrá una nueva reunión técnica para aproximar las posiciones, antes de la asunción de Bolsonaro.

De haber un avance importante, en la semana del 17 de diciembre se realizará un cónclave ministerial que coincidirá con la cumbre del Mercosur, cuya presidencia pasará a ser de la Argentina. La hipótesis de mínima busca un "comunicado de carácter político", con algunos acuerdos comerciales, con el objetivo de mostrar un resultado en público. Desde la Cancillería afirman que la reunión de la semana venidera encierra "la expectativa de si el gobierno saliente de Michel Temer tiene un guiño de Bolsonaro; o si va a dejar simplemente la posta de cerrar esta negociación a otro gobierno como se viene haciendo desde hace 20 años. Y si esta vez, la UE comprende que si no muestra flexibilidad se va a perder como en 2004 otra oportunidad histórica".

"Las conversaciones están muy difíciles. La UE tiene poco margen para ser flexible teniendo en cuenta la ola de populismo que hay en Europa", señalaron las fuentes. El bloque sudamericano reclamó a su contraparte que mejore las ofertas agrícolas, por ejemplo en el caso de la carne vacuna, el azúcar y el etanol, pero la respuesta hasta ahora ha sido negativa. En este marco, el Mercosur considera que no puede seguir haciendo concesiones para una mayor apertura en bienes industriales, admitieron las fuentes.

Para el Mercosur, el comisario de Agricultura, Phil Hogan, mantiene una posición casi cerrada por la defensa de los intereses agrícolas y no facilita los avances. Uno de los focos está puesto en la cuota ofrecida por el bloque europeo para la importación de 99.000 toneladas de carne y 150.000 de azúcar por año procedentes del Mercosur, que es considerada "bastante limitada" y un pedido para que no se apliquen aranceles dentro de esa cuota. Además, las 99.000 toneladas de carne fueron ofrecidas verbalmente por la UE, y no constan en ninguna oferta escrita porque los agricultores no quieren más de 70 mil toneladas.

Más notas de

Francisco Martirena

Crece construcción pero preocupa acceso limitado a dólares

Obras en el interior, con gran empuje

La UIA y cámaras sectoriales confían en el perfil industrialista de Batakis

La UIA y sectores confían en el perfil industrialista de Batakis

Industria metalúrgica creció "dos dígitos" en mayo

La metalurgia vive un gran momento

Sigue Ahora 12 hasta febrero de 2023, para motorizar el consumo

Los locales buscan ventas

Suben precios en alimentos y hay pelea entre empresarios

Góndolas "arden" con los listados

Scioli y UIA viajarán a Brasil con pymes para elevar las ventas

Argentina busca negocios en Brasil

Venta de autos estancada y con aumentos en julio

Concesionarias, con regular actividad

Importadores de autos "digieren" restricciones del BCRA

Autopartistas advierten los riesgos

Precios Cuidados: Gobierno pone tope de 9% hasta octubre

Góndolas, cada vez más inaccesibles

Mercosur firmará acuerdo comercial con Singapur y apunta al Sudeste Asiático

Alberto cerrará la cumbre del Mercosur