Ante una mejora en el clima externo, la Bolsa porteña tuvo ayer su segundo rebote consecutivo. El índice Merval, que operó ayer menos de $500 millones, subió 0,4% y terminó en 31.081 unidades. La recuperación de las acciones locales fue impulsada también por el rumor de una posible anulación del impuesto a la renta financiera tras la renuncia de Andrés Edelstein a la Secretaría de Ingresos Públicos, que circuló con fuerza entre los operadores.

Las principales subas en el panel líder fueron para Transportadora de Gas del Norte (2,9%) y para los papeles del Grupo Techint (Tenaris y Ternium), que rebotaron 1,9% tras el derrumbe posterior al pedido de procesamiento de su CEO, Paolo Rocca.

Los traders consultados por BAE Negocios confirmaron la expectativa por una posible postergación del impuesto a la renta financiera, ya que su implementación en 2019 depende de que la reglamentación salga antes de fin de año. Si se reglamentara después del 31 de diciembre, la aplicación de una alícuota de 15% para inversiones en dólares y 5% para inversiones en pesos recién sería efectiva en 2020. Con pocos días por delante, la renuncia del Edelstein, el funcionario encargado de redactarla, fue percibida como un guiño en el mercado y algunos incluso se ilusionaron con un decreto que dé marcha atrás con el tributo.

Sin embargo, los operadores coincidieron en que el principal motor del rebote local fue el mejor clima externo, que se reflejó en la recuperación de los mercados de referencia en medio de un respiro en las tensiones globales. "EE.UU. rebota con fuerza e impone a todo el mundo un contexto de recuperación después de muchas jornadas negativas. Y a esa recuperación Argentina la está acompañando con relativa timidez. El rebote del Merval está por debajo del de Wall Street. Por eso creo que los componentes locales son de segundo orden", dijo el analista Gustavo Ber.

Tomas Ulrich, de Balanz Capital, coincidió: "Vemos el rebote del Merval como principalmente técnico. Sin mucho volumen operado acompañando, no habría un cambio de tendencia fundamental. Creemos que se trata de un respiro dentro del conflicto global. De cualquier manera, creemos que la volatilidad (local e internacional) continúa dentro y fuera del panel".

En el segmento de renta fija, los principales bonos en dólares que cotizan en pesos treparon hasta 1,4%. En tanto que los títulos en moneda dura subieron hasta 0,9%. Así, el riesgo país cedió 15 puntos básicos a 741, luego de rozar los 760.