La escasa difusión pública que tienen las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) generó la reacción política del Parlasur, que exigió un informe detallado de las ofertas que han presentado ambos bloques hasta el momento.

En diálogo desde Montevideo, uno de los vicepresidentes del Parlasur, el uruguayo Daniel Caggiani, expresó ayer a BAE Negocios que “no existe una obligación legal por parte del Consejo del Mercado Común, pero sí hay una obligación política de que en el marco de una negociación comercial, un organismo que representa a los ciudadanos del Mercosur, informe cómo es el curso de las acciones y decisiones”.

En esta dirección, Caggiani puntualizó que “el Parlasur ha exigido varias veces esa información que no debe ser secreta, como por ejemplo la canasta de bienes que ofrecen ambos bloques, los plazos de desgravación (arancelarias) y qué impacto en las economías podría tener la negociación”. El Parlasur consideró que los gobiernos no han escuchado la petición por falta de voluntad de informar.

Desde el Gobierno respondieron que en estos casos la presidencia pro témpore del Mercosur, que actualmente posee Brasil, es la que debería interactuar con el Parlasur dando un informe de avances, y que se desconoce por qué no habría existido tal comunicación. “Es una atribución de la presidencia del bloque. El Parlasur no puede participar de las negociaciones pero por supuesto que en general se entregan avances de las negociaciones internacionales”, apuntaron desde el Ejecutivo.

Miembros del Parlasur expresaron su preocupación y aprobaron un proyecto presentado por el ex canciller Jorge Taiana para que el Mercosur garantice los mecanismos de participación del parlamento, en el proceso de discusión de un acuerdo de libre comercio del bloque regional con terceros países o grupos de países.