La Cámara de Diputados bonaerense aprobó anoche el Presupuesto y la ley impositiva 2018 que envió el Gobierno provincial y los giró al Senado, que se aprestaba a tratarlo al cierre de esta edición para darle sanción definitiva.

También se votó el proyecto de ley que presentaron el presidente de la Cámara de Diputados Manuel Mosca, por un lado, y el vicegobernador Daniel Salvador, por otro, que fija un nuevo tope al gasto legislativo de 1,2 % respecto del Presupuesto General provincial en procura de lograr un ahorro de 2.500 millones de pesos.

Durante el debate en la Cámara baja, su titular Manuel Mosca, consideró que es el Presupuesto más “progresista de los últimos años, porque incrementa la inversión en obra pública, reduce el déficit y la presión tributaria para actividades productivas, con el fin de crear empleo genuino”.

Entre los cambios introducidos, se fija un límite de u$s1.000 millones para endeudamiento oficial a través de proyectos de participación pública privada; también que el porcentaje atado a obras del Fondo Educativo baje del 85 al 50% para intendentes del Conurbano y al 40 % en el caso de los del Interior.

En este marco, los gastos totales proyectados para 2018 ascienden a $630.000 millones, mientras que los ingresos totales ascienden a $599.000 M.