La Bolsa porteña se dio vuelta ayer y cayó 1,6% a 34.373 puntos luego un arranque en verde. Fue una mala jornada para los activos argentinos en el exterior: tanto los ADR como los títulos de deuda que operan en Nueva York cerraron con un rojo generalizado.

En la plaza local fue una rueda con mayor volumen de negocios, que alcanzó $1.090 millones. Tras una apertura prometedora, los papeles líderes viraron a la baja en línea con el incremento en las expectativas de inflación para los próximos 12 meses al 40,8%, que midió la UTDT, y con algunos rumores sobre complicaciones en las negociaciones entre Estados Unidos y China.

Las bajas en el S&P Merval fueron lideradas por Supervielle (5%) y Pampa Energía (3,61%). Ambas fueron también las empresas de peor desempeño en Wall Street: sus ADR cayeron 4,4%.

Eduardo Fernández, de Rava Bursátil, ligó el retroceso a las complicaciones en EE.UU. cuando se difundieron rumores sobre trabas en las gestiones por la tregua comercial con China. En cambio, para el gerente de inversiones de GMA Capital, Nery Persichini, el cambio de tendencia estuvo más vinculado al salto en las expectativas inflacionarias.

Por el lado de los bonos, los títulos en dólares que cotizan en el mercado local subieron en línea con el avance de la divisa. En cambio, los que operan en Nueva York tuvieron bajas de hasta 1,1%.

El riesgo país, que mide el JP Morgan, cedió un punto básico a 725 unidades.